NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

GRANADA - ESPANYOL

Rentao Yi - Chen Yansheng: un derbi chino y parabólico

Ninguno de los dos presidentes estará en el palco. El del Espanyol lleva dos años sin viajar a Barcelona, el del Granada aún no conoce Los Cármenes.

Actualizado a
Rentao Yi y Chen Yansheng, propietarios de Granada y Espanyol

Rentao Yi y Chen Yansheng son los propietarios y presidentes de Granada y Espanyol, respectivamente. Ninguno estará este domingo en Los Cármenes para presenciar el partido entre un equipo que se juega la permanencia en Primera y otro que se ha mantenido tras una temporada menos brillante de lo esperado. Dos presidentes ausentes. Chen hace tiempo que no aparece por Barcelona, desde febrero de 2020 justo antes de la pandemia, y Rentao Yi ni siquiera conoce Granada. Lo verán a 10.000 kilómetros de distancia, de madrugada, en formato parabólico.

De Rentao Yi no se sabe demasiado. Es miembro del Partido Comunista Chino y posee un doctorado en derecho civil y comercial por la universidad de Wuhan, su ciudad natal. Un hombre de empresa. Entra en las reuniones del Consejo de Administración por videoconferencia y delega en sus personas fuertes, Patricia Rodríguez, directora general y la consejera Sophia Yan (designada por los propietarios chinos).

El 15 de septiembre de 2020 fue nombrado presidente del Granada tras la destitución de John Jiang, un pintoresco personaje que hizo creer a todo el mundo que era el dueño del club. Resultó ser un fantasmón de tomo y lomo. Daxian 2009 SL, un conglomerado empresarial de China, compró el club a Gino Pozzo en 2016, por 37 millones de euros. Está bajo el control del grupo de inversión de este país Wuhan DDMC Football Club Management cuyo presidente es Rentao Yi. En Granada no quieren saber nada de Jiang. Tampoco sus compatriotas…

Mucho más nítido, por suerte para el Espanyol, es el papel de Chen Yansheng. Empresario de Shantou hecho a sí mismo –dentro de los estrictos parámetros chinos, claro está–, fue esa condición (y su liquidez) lo que decidió a Dani Sánchez Llibre, a finales de 2015, a traspasarle todas sus acciones y las de sus satélites. Un cambio de propiedad que se hizo efectivo en enero de 2016, y que ha ido creciendo hasta hacerse con un 99,6 por ciento del capital social y de integrar al club dentro de su conglomerado Rastar Group, dedicado a la juguetería, los coches teledirigidos, videojuegos y la producción televisiva, mayoritariamente.

Como dueño y presidente, ha dirigido Chen a un Espanyol que rozaba la quiebra técnica hasta un saneamiento total, enjugando casi 200 millones de deuda. Esa cantidad, y algo más, es lo que ha invertido en el club. Pero más en los despachos que en el césped, donde el proyecto se ha ido zarandeando, hasta sucumbir en el pecado mortal de un descenso rápidamente, eso sí, revertido. Y con Wu Lei, un jugador chino que es objeto de deseo del resto de entidades europeas presididas por sus compatriotas.

Wu Lei, jugador chino del Espanyol, sí estará presente.
Ampliar
Wu Lei, jugador chino del Espanyol, sí estará presente.Alex CaparrosGetty Images

Ocho entrenadores, cuatro directores deportivos y otros cuatro directores generales después, es el también chino (aunque criado en Barcelona) Mao Ye, persona de confianza y presente en prácticamente todos los actos que tienen que ver con el club, quien comanda como CEO el nuevo giro de timón de un Espanyol que mira al futuro más allá de este partido, ante un Granada que precisamente se juega su destino en estos 90 minutos.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?