NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ESPANYOL-OSASUNA

Aprobados y suspensos de un Espanyol con dos caras

Tras una primera parte paupérrima la entrada de RDT, Melendo y Melamed cambió el partido. Los dos canteranos, los mejores blanquiazules.

Actualizado a
Aprobados y suspensos de un Espanyol con dos caras
Eric AlonsoGetty Images

Diego López. Nada pudo hacer en el gol de Osasuna y no tuvo demasiadas intervenciones a lo largo del partido. Seguro por arriba, algo siempre importante contra los navarros. Salió con criterio para tapar alguna acción de peligro. Salvó al equipo en el 95' desviando un potentísimo disparo del Chimy Ávila.

Aleix Vidal. Una pérdida comprometida originó el primer gol de Osasuna y una segunda dejó a Budimir con muchas opciones de marcar el segundo. Errático en defensa y con poca proyección en ataque. Fue el blanco de los silbidos de la grada tras el 0-1. Cuando intentó ser más vertical ofreció mejores prestaciones.

Calero. Se llevó un pisotón que pudo lesionarle. Generó alguna duda atrás, pero en líneas generales estuvo al mismo nivel que sus compañeros: mal al inicio, mejor en la segunda parte con alguna anticipación clave.

Sergi Gómez. Con Diego López vencido, y vendido, salvó el 2-0 que hubiese supuesto más que probablemente el hundimiento del Espanyol. Arropado por Cabrera y Calero no tuvo excesivos problemas para controlar el ataque visitante.

Cabrera. Aportó seguridad, sobre todo por arriba, siendo seguramente el mejor de los tres centrales del Espanyol. Con el balón en los pies se limitó a despejar, aportando poco en la creación.

Morlanes. Pasó absolutamente inadvertido en el partido. Ningún error de bulto, pero tampoco ninguna acción digna de mención. Durante sus 45 minutos en el terreno de juego Osasuna se movió a placer por su zona.

Herrera. Jugó sin intensidad, sin meter la pierna, sin alma. Partido muy flojo del venezolano en líneas generales. Se le debe exigir mucho más para ser titular.

Darder. El mejor de la primera parte, sin que ello suponga un gran mérito. Suyo fue el disparo más peligroso y las conducciones más profundas. En la segunda parte se echó en falta más capacidad de asociación con el resto de centrocampistas. Durante muchos minutos el Espanyol se partió.

Vilhena. Por su banda llegaron las mejores acciones del Espanyol. No sufrió en defensa tanto como Aleix y estuvo más preciso con los pases. Muy lejos sin embargo del rendimiento de Melamed, su recambio.

Wu Lei. La voluntad de siempre, pero con menos oportunidades que nunca. No generó ningún peligro pero es que no le llegó ni medio balón en condiciones. Fue el sacrificado para dar entrada a RDT al descanso.

Puado. Tuvo la mejor de los primeros 45 minutos. voluntarioso pero con poca capacidad de remate. Corrió todos los balones a los que tenía una remota opción de llegar. No se le puede reprochar nada.

RDT. Salió al descanso y solo gozó de una acción clara. Pero su mera presencia, y su calidad, ayudaron al equipo. Abrió buenos espacios a la espalda de la defensa del Osasuna, algo que no ocurrió en la primera parte. Pudo matar el partido en el 89’.

Melendo. Su ingreso en el campo a la media parte dio otro aire al Espanyol. Eléctrico, vertical y habilidoso. Melendo le sentó de maravilla al equipo, que tuvo mucho más balón, jugó mejor y por fin amenazó a su rival. Fue clave.

Melamed. Es el futuro del Espanyol. No ya por el golazo que empató el encuentro o por las acciones de calidad que fue dejando sobre el césped, sino por la pasión con la que juega. Ayudó a mejorar notablemente el rendimiento del equipo.

Embarba. Sin incidencia.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?