NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

CELTA DE VIGO

La abogada de Santi Mina: "¿La supuesta víctima llevaba falda y ropa ajustada?"

La letrada sorprende preguntando si la denunciante "tomó copas". Los informes forenses son "compatibles" a la declaración de la denunciante.

Actualizado a
La abogada de Santi Mina: "¿La supuesta víctima llevaba falda y ropa ajustada?"
Carlos BarbaDIARIO AS

El juicio a Santi Mina y David Goldar por presunta agresión sexual ha continuado este miércoles. El lunes declararon ambos jugadores y la supuesta víctima, siendo hoy el turno para testigos y peritos, con la presencia tanto del futbolista del Celta como el del Ibiza, algo que estaba en el aire al no tener que declarar. A pesar de que mañana quedará visto para sentencia y de que ésta no saldrá pasadas unas semanas, Santi Mina lo tiene 'crudo' por los informes forenses, que son compatibles con la versión de la denunciante. Todo ello en una sesión en la que han destacado preguntas de la letrada de Santi Mina, en referencia a la forma de vestir de la víctima y si ésta llevaba una vida social formal.

La segunda sesión comenzó en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Almería con la declaración de un testigo perito de la Guardia Civil por videoconferencia de Primera Instancia e Instrucción de Vera, propuesto por la acusación particular. El agente aseveró que cuando se reclamó su presencia, se presentaron en la furgoneta en la que supuestamente ocurrieron los hechos, habiendo ya actuado en primer lugar la Policía Local. El guardia civil aseguró que la denunciante les relató que había "mantenido una relación sexual en el interior de una furgoneta voluntariamente con un hombre y que en ese transcurso entra otro en la furgoneta y esa persona que entra le introduce el pene en la boca", afirmando que ambos futbolistas "estaban vestidos" y que ninguna de las chicas "hizo referencia a la condición de futbolistas" de los dos jóvenes.

A la pregunta de la defensa de David Goldar, el agente aseveró que no tenía constancia de que le dijesen que uno de los jóvenes había introducido sus dedos en la vagina de la mujer. Instantes después declaró otro guardia civil que estuvo en la actuación, explicando que fueron requeridos por las amigas de la víctima "al no encontrar a su amiga", afirmándole posteriormente la última que "estaba manteniendo relaciones consentidas con David después de haber estado la noche de fiesta y entonces entró Santiago y le introdujo el pene en la boca", ratificando las palabras de su compañero. El segundo guardia civil destacó que los jóvenes se mostraron "colaboradores" y que David Goldar mostró "más tranquilidad" que Santi Mina. A pesar de que estaba previsto la declaración de otros dos agentes, finalmente la acusación particular desestimó su presencia al entender que ya había suficiente información por parte de sus compañeros.

Las defensas, por su parte, presentaron como testigo a un detective privado, contratado por los futbolistas para analizar si la víctima llevaba "una vida social normal". El detective explicó que su trabajo era el "seguimiento de una persona con la distancia adecuada porque la máxima es no ser detectados" entre julio y octubre de 2019 y sorprendiendo que la denunciante tenía una relación sentimental con Iván Bolaño, su abogado y con quien convivía. Y sorprendió también la abogada de Santi Mina, Fátima Magdalena Rodríguez, al preguntar si la supuesta víctima llevaba falda y ropa ajustada o si tomaba copas, respondiendo afirmativamente a todo ello el detective. Al ser esta segunda sesión en audiencia pública, los gestos en la sala provocaron que la letrada reaccionase aludiendo a unas palabras de la denunciante en la que aseguraba haber cambiado su vestimenta tras la supuesta agresión sexual. Ello llevó también a que las dos defensas renunciasen a la declaración de una segunda detective, que se había hecho pasar por persona interesada en un alquiler hablando con la supuesta víctima durante unos pocos segundos en su edificio.

Informes forenses "compatibles" con la versión de la supuesta víctima

Posteriormente declararon los forenses médicos, propuestos por el Ministerio Fiscal y la acusación particular. Los galenos, que exploraron a la mujer al día siguiente de los hechos, indicando que hubo "acceso carnal por vía bucal e introducción de dedos por vía vaginal", así como cuatro lesiones extragenitales y una genital, equimosis que podrían ser compatibles con el momento en el que se produjo la presunta agresión sexual. Los médicos, que indicaron que la mujer mostró "rechazo a la exploración ginecológica", también afirmaron que "la víctima apuntó que Mina de la muñeca, la tumba contra la caravana y le mete los dedos en la vagina" y que "no hubo eyaculación". Además, destacaron "la posición de genuflexión con el otro varón en una relación que según la denunciante era consentida" en unos informes "compatibles" con la versión de la supuesta víctima. En relación a las lesiones, la letrada de Santi Mina intentó vincular las lesiones descritas con "una relación sexual intensa".

Los informes psicológicos tampoco son favorables para Santi Mina, apuntando que la mujer sufre "depresión grave, sintomatología ansiosa grave y baja autoestima por los hechos vividos, además de estrés postraumático crónico al ser la duración superior a seis meses, además de muchos pensamientos intrusivos y conductas de reactivación al recordar lo que ha vivido, habiendo cambiado su día a día ha cambiado tras esos hechos, con una percepción de sí misma muy negativa, que antes no tenía". Las dos psicólogas del Instituto de Medicina Legal de Almería también destacaron que la denunciante se vio obligada a "una baja laboral" durante un año tras lo ocurrido en Mojácar e incluso cambiar de ciudad.

El abogado de David Goldar, Manuel Ollé, quien llevó la voz cantante de ambas defensas, hizo hincapié en si la mujer tenía síntomas depresivos antes de los hechos denunciados, preguntando para ello si la separación de sus padres influyó en esa depresión y acerca de las relaciones sentimentales antes de ese mes de junio de 2017. La forense psicológica apuntó que la supuesta víctima le dijo que "era soltera y que en ese momento estaba viviendo con una amiga" y que "previamente antes dos parejas". También testificó que en el momento de ser entrevistada "me dijo que casi no sale, que tiene dificultad para hacer amigos, que no ha vuelto a tener pareja porque siente que no puede tener relaciones sexuales y que cambia la forma de vestir al no poder ya llevar ropa ajustada". Además, aclaró que la causa del estrés postraumático es debido directamente al hecho tratado, no por antecedentes previos". Ya en la salida, el abogado y pareja de la supuesta víctima, Iván Bolaño, aseguró a los medios de comunicación que comparecería de manera pública este jueves tras la última sesión

Mina y Goldar, "tranquilos" y "satisfechos"

A la salida del juicio Diego Capa, miembro del equipo de defensa de David Goldar, atendió a la prensa durante unos segundos. El letrado aseguró que tanto Santi Mina como David Goldar "están muy tranquilos" y "bastante satisfechos por cómo están transcurriendo las sesiones". A pesar de que los informes parecen desfavorables para el jugador del Celta, Capa contestó que están "muy satisfechos" con ello.

Los hechos que se enjuician se remontan a la madrugada del 16 de junio del 2017, cuando Santi Mina, que todavía era jugador del Valencia, y David Goldar, que ese mes firmó por el Pontevedra, se encontraban de vacaciones en la localidad almeriense de Mojácar. El pasado lunes ni Santi Mina ni David Goldar contestaron a las preguntas de la acusación particular, apuntando ante su defensa que las relaciones fueron consentidas.

La Fiscalía pide ocho años de cárcel para el jugador del Celta como presunto autor de un delito de agresión sexual de los artículos 178 y 179 del Código Penal, mientras para el futbolista del Ibiza ha pedido sobreseimiento (no así la acusación particular). El Ministerio Público también solicita para Santi Mina una orden de alejamiento de 500 metros durante diez años y que se le imponga la medida de libertad vigilada durante otros diez años. La acusación particular, por su parte, solicita para nueve años y medio de cárcel para los dos acusados, además del resto de medidas accesorias citadas anteriormente. El juicio continuará mañana, con la tercera y última sesión, en la que declararán otros siete peritos para finalizar con los informes finales de las diferentes partes y el visto para sentencia.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?