VALENCIA-SEVILLA

Aprobados y suspensos: El Valencia sobrevive con la 'Triple G'

El conjunto che sacó un punto que sabe a poco gracias al gran partido de Guedes, Guillamón y Gayà. También estuvo de notable Diakhaby pese al gol en propia.

0
Aprobados y suspensos: El Valencia sobrevive con la 'Triple G'
DAVID GONZÁLEZ DIARIOAS

Cillessen: Atajó un balón a Ocampos tras un buen remate de cabeza...Y poco más porque se lesionó.

Thierry: De menos a más. De inicio dio la sensación de que estaba algo falto de confianza y se atrevió poco a encarar, pero con el paso de los minutos fue entrando en el partido y atreviéndose a proyectarse en ataque, aunque ni por asomo de la misma manera que en otros encuentros. Fue cambiado en el 70.

Alderete: Sufrió más jugando con tres centrales que en el habitual 4-4-2. A campo abierto y frente a Ocampos sufrió, de hecho el argentino le hizo un 'roto' en una acción que no acabó en gol de milagro. Cuando el equipo encontró el equilibrio volvió a alzarse como jefe de la defensa.

Mosquera: Puede anotar la noche de hoy como una lección para seguir aprendiendo, pues su duelo con Rafa Mir fue constante todo el partido. En muchas ocasiones ganó el valencianista, en otras fue el hispalense quien se llevó el cuero y casi enchufa alguna, pero para fortuna che sus disparos se marcharon fuera o dieron en el palo. Bordalás le cambió al descanso.

Diakhaby: Se marcó el gol en propia de manera evitable queriendo cortar un centro de Montiel, pero no se hundió y además dio un paso al frente, literalmente. Pasó de central a mediocentro a la media hora de partido y cumplió con nota dando más equilibrio al equipo. En la segunda mitad volvió al puesto de central y cumplió con nota.

Gayà: Fue un arma afilada en el ataque, no solo por sus centros sino por sus presiones que originaron ocasiones rápidas. Realó un tanto a Guedes con un centro sobresaliente que el luso remtató, un tanto que bien podría haber llegado antes en los repetidos envios al área que realizó durante el partido. Le anularon de manera correcta un gol por fuera de juego que habría sido un golazo, pues picó de globo el cuero al meta. Fue expulsado por doble amarilla.

Foulquier: Le tocó ejercer como centrocampista la primera media hora ante la ausencia de jugadores en dicha demarcación. Todo lo que fue defender lo hizo con acierto, pero se le notó la falta de magia en ese último tramo del campo para generar acciones clave. Conforme volvió al carril derecho se le vio más cómodo.

Guillamón: Un partido más demostró que ha dado un paso al frente este curso, pese a que claramente se le vio falto de acompañantes. Aun así, sus cambios de orientación dieron oxígeno al equipo tanto para sacar la pelota como para generar ventajas en ataque. Fue precisamente así como nació el primer tanto, de un pase largo suyo que Gayà recogió.

Musah: Irregular en ataque, no terminó de leer bien el partido para generar ocasiones a los espacios aunque sí llevar la pelota al área rival gracias a sus buenas conducciones. Perdió repetidas oportunidades para dar pases clave en profundidad pero siempre daba la sensación de quedársele cortos. En defensa sigue demostrando que tiene mucho que mejorar pues la mayoría de ocasiones (y el primer tanto hispalense), llegó por su banda.

Guedes: Una noche más bajo el estrellato y en la que el equipo aplicó eso de 'balones a Guedes'. El luso comenzó desde el minuto uno haciendo diabluras y antes del descanso ya había 'mojado' de una manera poco usual: De cabeza. Previamente a su tanto un disparo suyo de falta lejanísima casi acaba en tanto pero el meta blocó en dos tiempos

Hugo Duro: Muy intenso e insistente todo el partido, su perspicacia le sirvió para arrebatarle un cuero a Rekik que podría haber acabado en roja para el hispalense de no ser que la jugada estaba anulada por mano previa. No se cansó de correr, a la contra, para presionar, para robar...Quizás le faltó algo de pegada en el área.

Cambios

Jaume: Nada más salir paró un tiro centrado pero potente a Ocampos. Minutos después los mismos protagonistas repitieron la acción, pero esta vez mediante un testarazo del argentino, que de nuevo el cancerbero atajó.

Lato: Entró tras el descanso para jugar como extremo y nada más entrar ya sirvió el primer envío al área peligroso. Estuvo muy participativo y atreviéndose a encarar, 

Marcos André: Nada más salir al verde forzó una falta peligrosa tras hacerse un autopase. Bordalás le colocó caido a banda, una posición en la que rara vez se desempeña. 

Uros Racic: S.C