ELCHE 1 - VILLARREAL 0

Aprobados y suspensos del Elche: Un poco de Boyé es muchísimo

La entrada del delantero argentino fue determinante para la victoria de un Elche que brilló en lo colectivo, orientado a la perfección por Mascarell y con Verdú y Edgar sustentando atrás.

0
Boyé alza el brazo.
Fito González

Edgar Badia: Primera parada en un cabezazo de Gerard Moreno que atajó sin problemas. Entró mucho en juego con los pies ante la dificultad del Elche para sacar el balón. Salvó un mano a mano ante Yeremy en el que la defensa se quedó dormida en un saque de banda. Otra intervención meritoria, en el 79’, en un cabezazo bombeado de Mario Gaspar. Muy seguro, también por alto, demostrando que ha recuperado el nivel de la pasada temporada. Cerró el encuentro con la parada en el último cabezazo de Yeremy.

Barragán: Única novedad en el once titular, reemplazando a Palacios por COVID. Protagonizó una mala cesión, en el arranque del partido, que puso en aprietos a Edgar Badia. Le costó conectar con el ritmo del encuentro. Apenas se dejó ver en ataque.

Gonzalo Verdú: Sustituyó en el calentamiento a Enzo Roco, lesionado. Vio la primera amarilla, a los diez minutos, por entrar con la pierna en alto en una disputa ante Yeremy. Siempre atento al cruce, asumiendo riesgos en ocasiones, pero dando firmeza atrás. Pudo ser expulsado cuando intentó sacar rápido una falta en el área y al intentar quitarle el balón le dio un puñetazo en la cara a Jackson. El árbitro le llamó la atención sin más.

Diego González: Cumplidor como central zurdo. Se empleó con contundencia en los balones divididos ante Gerard Moreno y Yeremy Pino.

Mojica: En su primer centro, en el minuto 25, puso un balón peligrosísimo desde la izquierda que no encontró a Tete Morente por los pelos. Se prodigó poco en ataque y se limitó a cerrar su carril. No fue el de otros días. Vio una cartulina amarilla en la recta final del duelo. Sacó en la línea de gol un centro envenenado de Estupiñán que luego el árbitro anuló por fuera de juego en el inicio de la jugada. Cortó una acción de Jackson en la que de haberle superado hubiese sido una ocasión manifiesta de gol.

Tete Morente: No paró de intentarlo por el carril derecho, pero se encontró con una dura competencia por ganar su costado con Estupiñán. El árbitro fue muy riguroso con él en los forcejeos y eso le enfadó en varias fases del encuentro. Alternó la estrategia, con su derecha, con Gumbau.

Mascarell: Fue el mejor del partido. Asumió galones en la creación y en la recuperación, mientras que apoyó en todo momento en las coberturas. Va a más y es insustituible en el centro del campo.

Gumbau: Excelentes cambios de orientación con la izquierda. Probó con una falta desde la frontal que acarició con peligro la parte alta de la red. Se asoció bien junto a Mascarell y lo dio todo para abarcar campo en la zona ancha. Las ganas le empujaron a cometer algún leve error con pérdidas en las que nunca se venció. Asistió en el gol a Lucas Boyé. Fue sustituido por el cansancio y los calambres.

Pere Milla: Su buena actuación ante el Espanyol le valió para seguir en la banda izquierda del ataque. Está con mucha confianza y se atreve con todo, sin descanso ayudando en defensa y soltándose en ataque. Tuvo más protagonismo en la primera parte. En la segunda se vació para defender los puntos.

Lucas Pérez: Intentó entrar en juego lejos del área, pero no se le vio en exceso. El compromiso y esfuerzo nadie se lo niega, si bien acumula muchas jornadas sin ver portería con tanta facilidad como lo hizo en su estreno como franjiverde. Fue cambiado por Lucas Boyé.

Guido Carrillo: Sumó su tercera titularidad. No tuvo ocasiones, pero se vació corriendo y peleando durante los 94 minutos del partido. Para un delantero como él, sin centros al área, es más difícil encontrar el gol, aunque fue de gran utilidad para el equipo. El VAR revisó unas manos suyas, en el minuto 95, en la que golpeó el remate con los brazos pegados al cuerpo.

Cambios:

Lucas Boyé: Se estrenó en 2022, tras el COVID y su lesión, entrando al campo con una sonora ovación. Marcó el 1-0 con un trallazo con la pierna derecha, en una acción en la que participó en el origen y el final de la jugada.

Josan: Dio oxígeno por la derecha, sobre todo con el 1-0 y las salidas a la contra.

Marcone: Útil para cerrar el encuentro y responder en las acciones en las que se embarulló el juego, con mucha personalidad.