VALENCIA

La eterna lesión de Gabriel Paulista

El central del Valencia ha iniciado otro tratamiento, el tercero, y de momento ha decidido no pasar por el quirófano.

0
La eterna lesión de Gabriel Paulista
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Gabriel Paulista, hasta la presente temporada, solo se había perdido 12 partidos por culpa de seis lesiones desde que llegó al Valencia en 2017. De forma consecutiva lo más que se había perdido como blanquinegro era cuatro partidos. De hecho su periodo de baja seguido más prolongado fueron seis partidos con el Arsenal. Ahora, sin embargo, este sábado contra el Atlético Baleares, Gabriel Paulista igualará la cifra total de 12 partidos de baja. Y por una misma lesión, la eterna dolencia muscular que le impide estar con el equipo desde el pasado 30 de octubre. Y lo peor es que no tiene fecha de vuelta ni tan siquiera se puede descartar dos meses y medio después que no tenga que ser operado.

El jugador acudió el pasado 29 de noviembre a un especialista externo en Madrid, que le aventuró una vuelta a la dinámica del grupo para mitad de enero. Pero dicho tratamiento ni le ha aliviado del dolor ni le ha recuperado en el tiempo y forma que le pronosticaron. Así, Paulista ha iniciado ahora otra pauta de trabajo para su recuperación, la tercera, un tratamiento conservador con los mismos especialistas de que le trataron tras la primera recáida, supervisado por los galenos del club.

Bordalás, que en el primer cambio de tratamiento habló de "recaída", habló en unos términos más genéricos respecto a la evolución de Paulista el pasado sábado: "Está trabajando para que esté lo antes posible con el equipo; no puedo decir una fecha, pero confiamos en que pronto esté con el equipo. No ha recaído de la lesión, lo que está es trabajando para estar cuanto antes".

Paulista, que según informó el club sufrió una lesión "muscular en el isquiotibial de su pierna derecha", trabaja ahora de nuevo con un especialista externo bajo la supervisión del doctor Pedro López Mateu. El tratamiento está encaminado a tratar de evitar que el futbolista deba pasar por el quirófano y por lo tanto tenga que decir adiós a la temporada, aunque tal opción, de momento, ha sido descartada por el propio futbolista.