GRANADA 1-BARCELONA 1

Aprobados y suspensos del Barcelona: Ter Stegen y Luuk evitan un mal mayor

Entre el portero alemán y el delantero holandés arrancaron un punto en Granada. Eric acabó lesionado y Gavi, expulsado por doble amonestación.

0

Ter Stegen: El meta alemán sigue en estado de gracia. Si ante el Mallorca dio los tres puntos, en Granada frustró la victoria del equipo local con intervenciones antológicas, sobre todo una a remate seco y ajustado de Machís. En el gol de Puertas no pudo hacer absolutamente nada porque entró por toda la escuadra. Cometió un error en una de sus salidas con el pie, pero afortunadamente supo resarcirse con una gran parada.

Alves: Partidazo del lateral, que estuvo muy dinámico durante todo el partido. Tuvo algún problema para contener a Machís, el jugador más desequilibrante del Granada, pero estuvo muy efectivo en sus subidas al ataque. En uno de sus numerosos centros acabó conectando con Luuk, para abrir el marcador con un extraordinario cabezazo. Acabó el partido renqueante con problemas en el tobillo, pero aguantando como un jabato.

Piqué: Buen partido del central, aunque tuvo problemas para frenar a Molina. Poderoso en el juego aéreo y en la salida de balón, acabó gritando como un descosido para evitar que el equipo se descompusiera atrás, sobre todo en los últimos minutos, cuando jugaba en inferioridad numérica.

Eric: Estaba completando un muy buen partido, pero una lesión en los isquios de la pierna derecha le dejaron KO. Una lástima porque es evidente que Lenglet no aporta la misma fiabilidad.

Alba: Mal partido del lateral, que lleva algunos partidos fuera de su nivel habitual. Con problemas a la hora de defender y sin apenas recursos ofensivos.

Sergio Busquets: Fue de más a menos. Aguantó durante setenta minutos sin problemas, pero a partir de la expulsión de Gavi, su juego empezó a hacer aguas por todas partes.

Nico: El hijo de Fran sigue demostrando día a día que es un jugadorazo con mayúsculas. Repartió juego a diestro y siniestro, recuperó decenas de balones y supo romper líneas con potencia y talento. Lástima que también perdiera más de un balón. Su presencia en el equipo ahora mismo es innegociable.

Gavi: Hasta su expulsión, el partido se estaba decantando claramente a favor de los blaugrana. Pero ya se sabe que su ímpetu en el juego le lleva a veces a cometer faltas innecesarias. No fue uno de sus mejores partidos, pero demostró que cuando no le salen las cosas, tiene capacidad de sacrificio para parar un tren. No jugará ante el Alavés.

Dembélé: Es un jugador tan desesperante como brillante. Capaz de lo mejor y de lo peor. Perdió innumerables balones y falló a puerta más que una escopeta de feria, pero completó también grandes jugadas por la banda derecha, poniendo el miedo en el cuerpo al rival. En todo caso, en la balanza final sale claramente perdedor.

Luuk: Su mejor partido con la camiseta del Barcelona. Ahora ya no sólo marca goles sino que además sabe dividir bien el balón, presiona con intensidad y sabe encontrar soluciones en ataque. Marcó otro gol, pero se lo anularon, aunque él no estaba en fuera de juego. Estuvo a punto de marcar otro gol antológico, ahora de espuela, imitando al sueco Zlatan. A este nivel lo cierto es que Xavi haría bien en repensar su salida.

Jutglà: Jugó en la banda izquierda y cumplió con creces. No es su posición natural y le costaba desequilibrar, pero nunca perdió la cara al partido.

CAMBIOS

Lenglet: Salió por un lesionado Eric. Le puso fe en muchas de sus acciones, pero no todas le salieron.

Abde: Estuvo más fallón de lo normal y sin su velocidad habitual. Era evidente que no estaba aún al cien por cien tras haber superado el Covid.

Memphis: Fatal. Indolente y apático. El Barça jugaba con nueve.

Álvaro: Intentó contener la avalancha del juego nazarí, con éxito relativo.