LEGANÉS

El Leganés rozó la alineación indebida ante la Real Sociedad

Desde el minuto 81, los pepineros usaron a cuatro jugadores con ficha filial: Rubio, Cissé, Naim y Garcés. Una roja o lesión de un jugador con ficha A habría provocado la violación de la norma.

0
El Leganés rozó la alineación indebida ante la Real Sociedad
CHEMA DIAZ DIARIO AS

El Leganés rozó la alineación indebida en el partido de dieciseisavos de final de Copa del Rey que disputó ayer frente a la Real Sociedad (2-3). Los pepineros jugaron desde el minuto 81 y hasta el final del partido con cuatro jugadores con ficha del filial. A saber: Javi Rubio, Cissé, Naim y Borja Garcés. Aunque éste último ejerce como jugador del primer equipo, a efectos legales no cuenta como tal en términos de ficha. Una expulsión o lesión de cualquier otro pepinero con ficha del primer equipo habría supuesto quedarse con menos de siete hombres de integrantes del equipo A en el once y, por lo tanto, habría roto las disposiciones 10.2 y 10.3 de las bases reguladoras de la competición para equipos de Primera y Segunda División.

Esta norma fija que “para poder comenzar un partido cada uno de los equipos deberá comparecer y mantener durante todo el desarrollo del mismo, al menos siete futbolistas de los que conforman la plantilla de la categoría en la que milita el equipo y que “cuando un equipo no llegue a ese número mínimo, ya sea previo al partido o durante el desarrollo del mismo por cualesquiera causas que den lugar a reducir ese número, la diferencia hasta el exigido de siete no podrá cubrirse con jugadores de otra clase o categoría.

Asimismo, la normativa añade que “en cuanto al desarrollo del encuentro, tan solo podrán concurrir un máximo de cuatro de estos jugadores [procedente de filiales] sobre el terreno de juego, salvo lo estipulado en las normas extraordinarias para el COVID-19”, excepción ésta última en la que el Leganés no se encontró ayer ante la Real Sociedad.

Nafti: “No lo sabía”

Después del encuentro, Mehdi Nafti reconoció a preguntas del Diario AS que no había sido advertido de esta circunstancia. “¿Te digo la verdad? No lo sabía. Todavía soy entrenador joven. Con las revoluciones a tope, no lo sabía. Echaré la bronca a mi segundo entrenador y a mi delegado, que sí debían saberlo”, comentó para zanjar el tema, con tono medio serio, medio en broma.

En descargo de Nafti, la veteranía en los banquillos no evita este tipo de riesgos. Que se lo pregunten a Mauricio Pellegrino que, en su etapa como entrenador del Leganés, también rozó la alineación indebida en un partido de Liga ante el Alavés cuando usó a cuatro jugadores con ficha del filial, aunque en este caso todos pertenecían a la disciplina real del primer equipo. A saber: Lunin, Tarín, Óscar Rodríguez y En Nesyri.

Entonces el preparador argentino admitió que tampoco tenía idea de esta circunstancia. Aquel riesgo provocó que el Leganés usara una de sus fichas libres en el mercado invernal para asignarle esa plaza a Rodri Tarín, que empezó a jugar desde entonces no con el dorsal 28, sino con el 15 que aún mantiene.