BARCELONA

El día que se jugó con porterías de 10 metros

El Camp Nou fue testigo el día de Navidad de 1967 de un partido experimental que no tuvo continuidad.

0
El día que se jugó con porterías de 10 metros
Jesús Álvarez Orihuela.

El episodio ha quedado algo enterrado en el tiempo, pero el Camp Nou fue testigo el día de Navidad de 1967 de uno de los experimentos más histriónicos de la historia del fútbol que no tuvo recorrido, pero dejó una foto para el recuerdo, con 22 jugadores alineados debajo de una portería de 10 metros de largo y 2,5 metros de ancho, unas dimensiones muy superiores a los 7,32 metros por 2,44 que establece el Reglamento del fútbol.

Bajo esos parámetros se jugó un partido con fines benéficos organizado por Radio Nacional de España. El entonces seleccionador, Domingo Balmanya, hizo una convocatoria de jugadores del Barça, Espanyol y Sabadell que tuvo como estrella invitada a Ladislao Kubala, que ya tenía 40 años.

Así, con camiseta blanca y pantalón azul jugaron: Reina, Isidro, Olivella, Torrens, Vall, Pereda, Fusté, Paláu, Re, Seminario y Camps. De rojo, formaron: Romero, Ochoa, Doménech, Montesinos, Moya, Ramírez, Endériz, Rifé, Kubala, Vidal y Pujol. El partido fue un festival de goles. Ganaron los azules 9-6 con tres goles de Re, tres de Fusté, Pereda, Seminario y Camps. Para los rojos golearon Kubala (3), Vidal (2) y Montesinos. Al partido acudieron 50.000 aficionados.

Según se explica en Cuadernos de Fútbol de Cihefe, el ideólogo de las porterías de diez metros fue Georges Boulogne (1917-1999). Y explicaba sus motivos así: "Es difícil marcar un tanto desde fuera del área. A los equipos les basta reunir en sus últimos 30 metros jugadores para impedir al adversario colocarse en posición de tiro a la distancia requerida. Si se aumentan las dimensiones del marco de manera que se haga posible el gol desde 20 o 25 metros, la defensa tendrá que cubrir 40 o 50 metros". El entonces presidente de la FIFA, Sir Stanley Rous, mostró su rechazo al invento. En la orilla contraria, se encontraba, según algunas crónicas, el gran Sir Stanley Matthews, primer Balón de Oro de la historia, que sí estaba por la labor de la extravagancia

Cuadernos de fútbol de Cihefe también explicó que el partido estaba previsto para el 8 de diciembre, pero que la lluvia lo aplazó y que ese día además de un espectáculo de castells se jugó un partido de fútbol femenino entre el Picadero y el CF Barcelona. La actriz Mary Santpere hizo el saque de honor.

La prueba no tuvo recorrido. En sus declaraciones después del partido, los jugadores no se mostraron entusiasmados con la misma y qué decir de los guardametas, vendidos ante las gigantescas dimensiones de las porterías. Cada disparo terminaba en las redes. Las porterías de diez metros fueron flor de un día, pero su imagen forma parte de la historia del Camp Nou.