BARCELONA

Zidane soñó con él, Xavi dice 'no'

Pogba fue uno de los nombres sobre los que giró la cena entre Raiola y Laporta. Según 'Sport', el francés estaba a tiro para el Barça, pero el egarense lo cambió todo.

0

La cacareada reunión entre Joan Laporta y Mino Raiola sigue dando que hablar. La buena relación entre ambos les hizo comer juntos, pero, como no podía ser de otra manera en una charla entre uno de los agentes más poderosos del planeta fútbol y el presidente del Barcelona, varios nombres fueron tratados en la velada. En concreto, tres: Xavi Simons, Noussair Mazraoui y Paul Pogba.

Así lo afirma Sport, que añade a un cuarto, Erling Haaland, a las conversaciones. Sin embargo, el tema del noruego, aún siendo el sueño de Laporta como guinda a su proyecto, es más espinoso, puesto que el trío anterior termina contrato en junio de 2022. Eso sí, ven posible que termine cristalizando la operación. Por el contrario, el lateral del Ajax y el centrocampista del PSG no parece complicado que lleguen, o regresen en el caso de Simons, a la Ciudad Condal si así lo quiere el Barça. Otra historia es Pogba. ¿La razón? Xavi Hernández.

El diario catalán indica que el francés se puso a tiro de cara al mercado invernal, pero la llegada del egarense lo ha cambiado todo. El técnico es un enamorado de otro perfil de centrocampista, menos físicos y con mayor querencia por la posesión. El famoso 'ADN Barça'. Pogba tiene otro tipo de características y estas han hecho que Xavi 'frene' su potencial llegada. El de Lagny-sur-Marne parece que se aleja definitivamente del Camp Nou, al menos mientras Xavi esté al frente de la nave.

Zidane, su gran valedor

Y de un grande de LaLiga, a otro. El Real Madrid siempre ha sido otro de sus potenciales destinos y con su contrato por expirar (en junio de 2022) y la renovación más que encallada con el United (hace meses que tiene la propuesta sobre la mesa y no la ha aceptado, según The Athletic), el conjunto blanco podría aprovecharse de la tesitura. La relación de Pogba con el conjunto merengue viene de lejos, de la época de Zidane en el banquillo. El marsellés pidió su incorporación y soñó varios mercados con poner con él la guinda a su sala de máquinas. Nunca se concretó y ahora, tiempo después, su homónimo en Can Barça dice 'no' a su fichaje.