MALLORCA 0 - CELTA 0

Aprobados y suspensos del Celta: A Galhardo le faltó el gol

El brasileño culminó un buen partido, pero se le resiste el primer tanto de celeste. Santi Mina dio el susto al retirarse por un golpe en la cabeza.

0
Los jugadores del Celta posan al inicio del partido contra el Mallorca
MIQUEL A. BORRAS DIARIO AS

Dituro: Por fin cortó su racha de pifias. Y eso que era el partido más propicio para errar debido al fuerte viento que complicó mucho la vida a los jugadores. No tuvo que realizar ninguna intervención, el único peligro mallorquinista llegó a balón parado.

Kevin: Focalizado en cerrar bien su costado, desestimó las incorporaciones al ataque. En la segunda parte se animó algo más a pasar del centro del campo, pero sin llegar hasta la línea de fondo. Se cargó con una amarilla por una patada a Valjent, aunque no le condicionó demasiado y siguió defendiendo con el mismo ímpetu.

Aidoo: Continúa en su línea de fiabilidad de los últimos partidos, aunque los extraños que hacía el balón a causa del viento le complicaron la vida en alguna ocasión. Tapó bien a los atacantes bermellones, imponiendo su velocidad y su físico.

Araújo: Muy sobrio. No concedió ni un centímetro a los rivales. Protagonizó una buena acción defensiva al inicio de la segunda parte, tapando un remate de Kang In dentro del área. Intentó romper líneas con su conducción desde atrás, ya que sacar el balón jugado era una temeridad.

Galán: Está en modo avión. Cada vez que coge el balón, el equipo vuela por la izquierda. Su superioridad quedó de manifiesto en los últimos momentos del partido, cuando la zaga mallorquinista ya no sabía cómo pararle. Incluso rozó el gol con un lanzamiento lejano que asustó a Reina.

Tapia: No puede ser suplente en el Celta. El peruano recuperó la titularidad y le demostró a Coudet que es indispensable en el centro del campo. Cortó todos los balones que pasaron por sus cercanías, acudió a todas las ayudas y se ofreció para sacar el balón. Hasta remató de cabeza dentro del área, obligando a Reina a intervenir.

Beltrán: De menos a más. Comenzó el partido algo perdido, tanto por la posición (por delante de Tapia) como por las inclemencias del tiempo. Se fue adaptando el encuentro y en la segunda parte se convirtió en el mejor socio del peruano para ganar la batalla en el mediocampo.

Denis: Luces y sombras. Esta vez actuó escorado a la derecha, pero eso no le impidió participar con bastante asiduidad, dentro de lo que permitía el maldito viento. Puso un buen centro bajo a balón parado que supuso la primera ocasión celeste, pero también estuvo despistado al defender una jugada de estrategia que supuso la oportunidad más clara de los locales.

Cervi: Estuvo muy activo, pero no siempre acertado. Intentó desequilibrar con su velocidad, aunque la toma de decisiones no siempre fue la correcta. Malogró una buena contra de los celestes y no estuvo hábil para disparar con todo a favor en el tiempo de descuento. Acabó cediéndole el balón a Nolito, desaprovechando el factor sorpresa.

Brais: En sus botas estuvo la victoria, con un extraordinario zurdazo en el último minuto que Reina despejó a córner. Había tenido otra ocasión clara, pero apenas tuvo margen de reacción para enviar a la red un despeje del portero bermellón. Se asoció bien con sus compañeros, a pesar de que las condiciones del partido no eran las idóneas para su juego.

Mina: El gran susto. El estadio mallorquinista se quedó en silencio cuando lo vio desplomado sobre el césped tras recibir un fuerta balonazo. Minutos antes ya tenía que haber sido atendido por un golpe en la testa. Se retiro en camilla y la tranquilidad no llegó hasta el descanso, cuando el Celta informó que se encontraba en buen estado.

Galhardo (entró por Mina): Tuvo que salir prácticamente sin calentar recién salido de una lesión. Se enganchó inmediatamente al partido, activo en la presión, ofreciendo soluciones en la combinación. Fue protagonista de las acciones más claras pero Reina le negó el gol. Se le resiste el primer tanto como celeste, pero cada vez aporta más al juego del equipo.

Nolito (entró por Denis): Su entrada al campo coincidió con el momento de mayor asedio visitante. Tuvo la oportunidad de perforar la portería de Reina con un disparo franco desde el punto de penalti, pero apenas había hueco en una portería poblada por jugadores mallorquinistas. Protagonizó otra gran jugada personal que terminó con el extraordinario disparo de Brais.