REAL MADRID

Rodrygo y Asensio abren un debate

El brasileño se confirma en el once y brilla ante el Inter; el balear aprovecha sus minutos con un golazo. Ancelotti los utilizará en función de la estrategia de ataque.

Madrid
0

El Real Madrid venció al Inter de Milán en el Bernabéu (2-0), certificando su pase a octavos de final como primero de grupo y, por tanto, asegurándose un sorteo a priori más amable el próximo lunes en Nyon. Lo hizo con un gol de un titularísimo como Toni Kroos y de otro que entra y sale en el once según el duelo, como es Asensio. Ante el Inter fue suplente, pero aprovechó los minutos entrando en sustitución de un Rodrygo que fue el mejor atacante blanco, aunque sin definir de cara a portería. Entre ambos, le están montando a Ancelotti un debate de los que gustan a los entrenadores.

Gustan porque cualquier técnico prefiere elegir entre la abundancia antes que en la escasez, y en la banda derecha tiene Carletto varias teclas que tocar. Empezó con Bale, al que su cuerpo y su excesiva fijación en la selección de Gales terminó por colocar en su lugar natural, y el debate ha devenido en un mano a mano entre Rodrygo y Asensio. La igualdad es máxima: el brasileño ha empezado ocho encuentros este curso; el balear, siete.

Rodrygo se ganó a Ancelotti pronto. Contra el mismo Inter decidió el partido de Milán, con un gol en los minutos finales, y ya entonces el técnico dejó ver que ahí había sintonía: "Rodrygo ha hecho un buen papel, no sólo por marcar, ha trabajado, ha ayudado, ha corrido. Esto me ha gustado. Su papel fue el de un jugador importante”. En el Bernabéu no marcó, pero no sería por oportunidades: remató dos veces a puerta (una al poste) y otras dos fuera por poco, Handanovic le negó un golazo y encaró todo lo que quiso por la derecha. Además, estuvo fino con el balón (27 pases buenos de 29) y muy trabajador (cuatro recuperaciones, sólo una menos que Casemiro).

A los 78 minutos, Ancelotti le vio algo justo de fuerzas y ahí apareció desde el banquillo Asensio, con 12 minutos por delante. Los aprovechó: en uno de los primeros balones que tocó, lanzó un zurdazo perfecto a las escuadra de Handanovic, que hizo la estatua, no sabemos si porque pensó que iba fuera o porque no quería desgastarse en una tarea imposible. Un gol que recuerda a aquellos que logró Asensio ante el Barcelona (dos veces) o ante el Sevilla en la Supercopa de España. Que recuerda al Asensio de siempre, ese que el Madrid sigue esperanzado de ver.

Rodrygo o Asensio, según el partido

Bendito problema para Ancelotti, que preguntado por AS en rueda de prensa por esta cuestión, explicó que no sólo son dos buenos jugadores para la misma posición, sino que además sus distintos perfiles les hacen más o menos atractivos según el planteamiento: "Lo están haciendo bien los dos, hay partidos que me gusta más un jugador más abierto como Rodrygo, otros me gusta más un jugador que pueda entrar por dentro como Asensio. Depende de la estrategia del partido. El gol de Asensio ha sido increíble".

Asensio, tras marcar con el Real Madrid.

Las estadísticas hablan no sólo de jugadores con diferentes estilos, sino que también causan un impacto distinto en el campo: Rodrygo recupera más balones (44 a 33), entra en más duelos (92 a 46) y los gana más también (40 a 17); también encara más que Asensio (36 a 12), aunque el balear es más selectivo, se marcha con más facilidad (75% de regates buenos; el brasileño, el 33%). Y en materia goleadora, no hay color: Asensio lleva cinco tantos y dos asistencias; Rodrygo, dos tantos y tres asistencias. El debate está servido y la siguiente etapa de esta carrera llega al derbi del domingo, contra el Atlético, en el que Ancelotti tendrá que volver a decantarse.