Las Palmas

Sin Jesé no hay paraíso

La peor racha de la UD Las Palmas en lo que va de curso coincide con el bajón del delantero. Hasta la fecha acumula 6 goles y 5 asistencias.

0
Sin Jesé no hay paraíso
Carlos Diaz-Recio Diario AS

La teórica importancia que iba a tener Jesé en el esquema de trabajo de Pepe Mel fue llevada a la práctica por el propio futbolista grancanario, uno de los principales sostenes de Las Palmas. Hasta el momento imprescindible para el entrenador madrileño, el bajón en el rendimiento del 10 coincide además con el peor momento del curso para la propia Unión Deportiva.

Acumula la hueste de Mel tres derrotas consecutivas, igualando así la peor secuencia desde su llegada al banquillo amarillo, que se produjo en marzo de 2019. Así, Las Palmas viene de perder ante Zaragoza (2-3), Málaga (2-1) y Leganés (4-1), dando no solo una sensación de fragilidad defensiva inconcebible para cualquier candidato al ascenso, sino ofreciendo una importante colección de ocasiones de gol falladas, especialmente en los dos primeros compromisos mencionados, con Jesé tan protagonista como el que más.

Pichichi de Las Palmas, el equipo insular ha notado sobremanera la falta de acierto del propio Jesé, que también iguala su peor racha de la temporada. Antes de las tres últimas derrotas llegó un empate en Oviedo (1-1), partido en el que el otrora ‘Bichito’ tampoco marcó. Así, acumula cuatro jornadas sin marcar, tampoco asistiendo, idéntico guarismo que el ofrecido entre las fechas 4 y 7 del presente curso futbolístico, cuando Las Palmas perdió con el Mirandés (4-2), empató con Ibiza (1-1) y Burgos (0-0) y le ganó a la Ponferradina (2-1).

De momento, suma Jesé 6 goles y 5 asistencias, líder de Las Palmas en ambas categorías. Ha jugado 17 partidos, 15 de ellos como titular, y acumula ya 1.252 minutos sobre el césped. Este jueves le tocará ver desde casa el partido de Copa del Rey que su equipo juega en Vélez-Málaga. El domingo, ante el Sporting y en el Estadio Gran Canaria (19.30 hora canaria), tendrá una nueva oportunidad de confirmar su resurrección.