ATLÉTICO

El Atlético cambia la mentalidad

El equipo rojiblanco no se replegó tras ponerse por delante. Buscó ampliar la ventaja y sus jugadores ofensivos se gustaron. Mestalla puede servir de aprendizaje.

0

“Lo ocurrido en Mestalla creo que nos va a servir para lo que viene esta temporada”, confesaba Ángel Correa en su reciente entrevista con AS. El Atlético dominaba el partido con comodidad ante el Valencia y Simeone llevó a cabo unos cambios finales para proteger el 1-3 que había situado Vrsaljko en el marcador, con las líneas replegadas sobre el área propia y el Valencia comenzándose a asomar a la meta de Oblak. Un doblete de Hugo Duro dejó al equipo sin dos puntos en el descuento y una lección que puede ser útil.

Este Atlético es más frágil en defensa y agazaparse sobre su portería no parece tan buena idea. Ante el Cádiz, el conjunto rojiblanco había combinado bien en la primera mitad, pero sin llegar a definir ni a generar ocasiones de cara puerta. Y cuando los jugadores de talento se destaparon en ataque, la decisión fue no parar y seguir presionando arriba para que el Cádiz no pudiese revivir en ningún momento. Lemar abrió el marcador con un cabezazo al centro medido de Carrasco y Griezmann hizo el segundo en una gran jugada combinativa con el ‘11’ y Llorente entrando por banda cuando Correa y Cunha estaban preparados para entrar al partido.

Sin embargo, ampliar la ventaja no conllevó como otras veces que Simeone modificase las variaciones que tenía preparadas. Correa sustituyó a un sobresaliente Lemar y Cunha se colocó en punta por Suárez con la clara misiva de seguir presionando arriba e incomodando al conjunto local. El equipo mantuvo su sistema altamente ofensivo, con los dos recién entrados junto a Carrasco, Griezmann, De Paul y Koke y la idea de disfrutar con balón y de no cejar el empeño de aumentar la ventaja.

Así, a través de un gran juego entre líneas se generó un auténtico golazo conseguido por el propio Correa tras una asistencia de Cunha que había intercambiado pases con Griezmann. Y ni aún así frenó el Atlético, que encajó un gol en una situación rocambolesca y sin necesitar prácticamente ningún disparo en contra, con un centro que tocó en Carrasco y despistó a Oblak, que no pudo reaccionar. Pero, acto seguido y sin tiempo para despertar los fantasmas de Mestalla, Cunha sentenció aprovechando la asistencia de Griezmann y definiendo con maestría.

El Atlético ganó con una fantástica segunda mitad y adelantarse en el marcador no hizo retroceder, sirvió para potenciar la ida de juego ofensivo, con presión alta y fútbol asociativo, que acabó desembocando en el partido con más pases buenos de la temporada para el Atlético (588). El Cholo movió su banquillo, pero para potenciar esa delantera con dos jugadores de refresco que salieron a comerse el césped y ganarse más minutos. Una actitud que alabó el propio técnico y que deja muy reforzados a Correa y Cunha. Una mentalidad ambiciosa premiada con goles en una de las mejores mitades rojiblancas de lo que marcha de curso. Un camino a seguir para lo que viene.