ESPANYOL - REAL SOCIEDAD

Oier Olazabal, el sparring del Espanyol-Real Sociedad

El guipuzcoano vive a la sombra de Diego López, ahora incluso a la de Joan García, igual que como ‘txuri-urdin’ ya le sucedió ante Gero Rulli.

0
Oier Olazabal, portero del Espanyol.
RCDE

Entre las historias entrelazadas del Espanyol-Real Sociedad de este domingo emerge una que no será –salvo accidente indeseado y sorpresa mayúscula– protagonista sobre el terreno de juego, pero sí fuera de él. Y ese ha sido precisamente el denominador común entre las etapas de Oier Olazabal como ‘txuri-urdin’ y actualmente en el equipo perico, donde está a punto de cumplir dos años de militancia.

A Anoeta llegó Oier en el verano de 2015 en calidad de cedido por un Granada que acababa de firmar a Andrés Fernández. Aunque no se convertía en realista en propiedad, cumplía Oier el sueño de jugar en el gran equipo de su provincia, Guipuzcoa. Aunque lo de jugar fue un decir. El inquilino de la portería de la Real Sociedad era Gerónimo Rulli, de modo que el irundarra apenas pudo disputar tres partidos de Liga –el primero, precisamente, un 2-3 en casa ante el Espanyol– y dos de la Copa del Rey, que iba a ser su torneo pero en el que fue apeado a las primeras de cambio por Las Palmas, con el agravante de que fue expulsado en el partido de vuelta.

Una victoria, un empate y tres derrotas, ocho goles recibidos y 407 minutos en una temporada, antes de regresar a Granada, fue el balance de un Oier que casi calca su periplo ‘txuri-urdin’ ahora en el Espanyol, a donde aterrizó el 31 de enero de 2020 para disputar, hasta la fecha, siete partidos oficiales: cinco goles en contra, cuatro victorias, un empate y dos derrotas, y 660 minutos. Dos encuentros fueron de Primera, dos de Segunda y tres, de la Copa del Rey.

Es evidente, como le sucedió con Rulli hace un lustro, que Diego López con su formidable momento de forma no le está dando tregua en la portería. En ambos casos, se ha convertido desde su profesionalidad y compañerismo en un inmejorable sparring para mejorar las competencia y las condiciones de dos guardametas estelares.

Y en la inminente competición del KO le tocaría estrenarse nuevamente en esta temporada, en que vence contrato, de no ser porque viene pisando fuerte Joan García, el cancerbero de la cantera que recientemente debutaba con la Selección española Sub-21. Tanto es así que en alguna convocatoria, como la del pasado sábado ante el Barcelona, Oier se ha acabado quedando en la grada en favor del joven Joan, de 20 años. Y así puede que vea también el Espanyol-Real Sociedad de este domingo.