REAL MADRID

Las claves de la ruptura de Bale con el Real Madrid y la afición

Las declaraciones de su agente son sólo la gota que colma el vaso. Antes hubo falta de adaptación, bromas a costa del club, poca implicación, demasiado golf...

Madrid
0

El divorcio entre el Real Madrid y Gareth Bale es total. Esta temporada final del contrato del galés con el equipo estaba llamada a ser de reconciliación entre las partes, una última vez para ambos antes de separar los caminos, pero las lesiones del jugador y su constante preferencia por Gales han enturbiado el ambiente y las recientes críticas de su agente, Jonathan Barnett, a la afición madridista han terminado por detonarlo todo.

Repasamos qué ha fallado en la historia de Bale y el Madrid, que ha producido cuatro Copas de Europa y un sinfín de títulos, pero que sin embargo finalizará con la sensación de jugador al que le han sobrado en el club blanco unas cuantas temporadas.

Su posición

Durante la temporada 2014-15, la segunda de Bale en el Real Madrid, se quejó al presidente por su posición en el campo. Lo hizo a través de Barnett, que le trasladó esa queja a Florentino, que a su vez habló con el entrenador. Ancelotti lo contó en un libro: "Le dije al presidente que no pensaba hacer nada, no podía cambiar el dibujo a mitad de temporada. Mi relación con Florentino no volvió a ser la misma. Hablé con Bale, le dije que por qué no me había preguntado a mí. Prefiero no hablar con los agentes por cosas como esta".

Gales

Es su obsesión meter a su selección en su primer Mundial desde Suecia 1958, ya consiguió llegar a dos Eurocopas, siendo semifinalista en Francia 2016 y brillando como una de las principales figuras del torneo continental. Pero en esa preferencia ha caído en claros agravios y faltas de respeto hacia el Madrid, como la famosa pancarta de "Gales. Golf. Madrid. En ese orden", en la que se mofaba de su club, hasta el punto de insinuar que jugar al golf era para él más importante que rendir en el club que le paga 30 millones brutos por temporada. Su presente lesión es el último ejemplo: se fue con Gales sin haber disputado un minuto con el Madrid desde el 28 de agosto y ha vuelto lesionado. Y en marzo, con la repesca del Mundial, amenaza con repetir.

El golf

"No veo fútbol en la TV, para ser honesto sólo veo golf". Y tanto: en febrero de 2019 fue cazado entrando al Ciutat de Valencia, minutos antes de un partido, viendo un campeonato de golf en su teléfono. En julio de ese año no viajó a Múnich para jugar la Audi Cup por molestias, pero eso no le impidió irse a dar bolas durante el partido; lo mismo sucedió en agosto de 2020, cuando se borró voluntariamente de ir a Mánchester. Y está por ver la idoneidad de tanto jugar al golf en medio de lesiones musculares.

Falta de compromiso

Bale ha abandonado el Bernabéu varias veces con el partido sin terminar, lo que provocó la ira de la afición, si bien no suponía falta alguna: en el código reglamentario antiguo, los jugadores podían marcharse a partir del minuto 80.

Poca adaptación

Su conocimiento del idioma español es muy escaso, sobre todo a la hora de hablarlo, como reveló Marcelo: "En el vestuario, a un lado tenía a Kiko Casilla, pero se fue, y ahora sólo tengo a Bale. Pero él no habla, sólo en inglés, le digo "hi", "hello" y "goodbye". Y ya". También han sido muchas las cenas de equipo en las que Bale ha sido el único que ha faltado. Cuando abandone el Madrid en junio de 2022, dejará atrás a muchos compañeros... pero a pocos o ningún amigo de verdad.