GIRONA

La espina clavada de Juncà

El defensa del Girona se quedó a sólo cuatro minutos de completar un partido 744 días después. Tuvo que pedir el cambio en el añadido ante la Real B por unas molestias.

0
La espina clavada de Juncà
AMAIA ZABALO

David Juncà regresó el pasado verano al Girona con la ilusión y el objetivo de volver a sentirse futbolista. Y va por el buen camino. Es cierto que este año ha visto como las lesiones le han impedido participar en algunos duelos ligueros, pero el pasado lunes contra la Real Sociedad B tuvo muy buenas sensaciones. Disputó un buen encuentro, aunque tiene una espina clavada: se quedó a sólo cuatro minutos, los del añadido, de completar el encuentro. Y esto es algo que se le resiste porque la última vez que completó un duelo fue en la temporada 2019-20.

El pasado lunes ante la Real Sociedad B, 744 días después, pudo jugar entero un partido, pero deberá esperar. Durante la segunda mitad del encuentro ya mostró claros síntomas de fatiga y, en el añadido, su cuerpo dijo basta. Se vio obligado a pedir el cambio por culpa de unas molestias en su pierna izquierda y Michel no tuvo más remedio que quitarle del terreno de juego. La última vez que logró competir durante todo el partido fue, cuando estaba en el Celta, en la jornada 13 de la temporada 2019-20 contra el Barcelona (4-1). Las lesiones le han acompañado desde entonces, pero en Girona parece que ahora ha encontrado la serenidad y el juego. Contra el filial donostiarra cumplió bien y sus números fueron satisfactorios: únicamente dio 12 pases malos, generó una ocasión de gol, ganó dos entradas, hizo una intercepción, recuperó cinco balones y sólo cometió una falta y recibió otra.

Esta campaña acumula poco más de 200 minutos y los servicios médicos quieren ir poco a poco con él. Es cierto que se le nota falto de ritmo de juego y de fortaleza física, pero Michel confía en él, en los entrenamientos su predisposición es excelente y es una fantástica alternativa a Jairo Izquierdo, que estará de tres a cuatro semanas de baja tras pasar por quirófano por una patología leve. El lunes, contra el Eibar, todo indica que Juncà regresará al carril izquierdo y podrá, de esta manera, seguir acumulando minutos y sensaciones. La mejor noticia para un futbolista que ha vivido un calvario con las lesiones y que ahora intenta renacer.

Regreso esperado a Ipurúa

David Juncà espera no tener problemas para jugar el lunes contra el Eibar en Ipurúa. El defensa del Girona tiene marcado en rojo este duelo porque regresa a la que fue su casa durante tres temporadas. Precisamente abandonó la entidad gerundense, libre, la campaña 2014-15 y se comprometió con los armeros para cumplir su deseo de jugar en Primera División. De azulgrana disputó 61 partidos.