PSG | POCHETTINO

"El ego no existe entre nosotros"

Pochettino, entrenador del PSG, analizó en L'Equipe los métodos que emplea en el equipo parisino y reflexionó sobre el desafío de tener a los mejores jugadores del mundo.

0

Mauricio Pochettino, entrenador del PSG, ha concedido una entrevista a L’Équipe en la que ha repasado varios de los aspectos que están marcando su, hasta ahora, breve paso por el conjunto parisino. El técnico argentino aterrizó en enero en la capital francesa, disponiendo esta temporada de uno de los planteles más espectaculares que jamás haya visto la historia del fútbol europeo.

Las dificultades de entrenar al PSG: “Cuando el PSG te viene a buscar, es para que te adaptes a su estructura. No vinieron a por nosotros para construir un proyecto, pidiéndonos nuestras necesidades para desarrollar nuestras ideas. Llegamos aquí para adaptarnos y ganar. Las expectativas generadas en verano provocan que el equipo antes del partido tenga que ir ganando 5-0. Y si después de diez minutos no vas ganando 3-0… Pff, qué decepción. Creo que es un error. La obligación no existe en el fútbol y los adversarios tienen calidad para complicarnos las cosas”.

Pide tiempo: “Si miráis un partido de nuestra primera temporada en Tottenham y otro de la tercera, no es lo mismo. Hay cambios. Llegamos a París en enero, había una estructura de equipo diferente. Este verano, otro tipo de jugadores llegaron y posiblemente te obliguen a tener más tiempo para moldear un estilo de juego del que tu ambicionas”.

Normaliza el juego del PSG esta temporada: “Estamos dentro de un proceso. No podemos quemar las etapas, pero tampoco reculamos. Lo que está pasando es normal dentro de nuestra planificación. Atacaremos otros aspectos y desarrollaremos otros aspectos que deseamos desarrollar cuando tengamos adquiridas algunas cosas”.

Achraf, de carrilero a lateral

Pide tranquilidad: “Por ejemplo, el Chelsea es un equipo defensivo, defiende y juega a la contra.Todo entrenador tiene un estilo de juego. Es cierto, concedemos muchos tiros, pero esa es una de las características de todos los equipos que atacan. Tenemos laterales que suben y se proyectan en campo contrario. Estamos en una fase de adaptación. Ejemplo: Achraf pasó de ser carrilero para jugar en una defensa de 4. Debe saber cuándo atacar y cuándo no subir”.

Presión: "No, no, no es frustrante. No quiero que esta idea se difunda. Es un gran desafío. La gente nos dice: "Oh, eso debe ser una tortura", pero no, no es una tortura. Tenemos el coraje, y también la humildad, de saber que si queremos triunfar tendremos que adaptarnos. También necesitamos algo de tiempo, que muchas veces no existe en el fútbol. Si no nos lo dan para desarrollar nuestra idea del PSG, bueno, lástima, no seremos los primeros ni los últimos. Pero estamos felices de aportar nuestro conocimiento".

¿Se puede cambiar a Messi, Neymar o Mbappé? "No es una cuestión de ego. Estamos hablando de los mejores jugadores del mundo. Si no tienen ningún problema, ¿por qué quieres sacarlos? Incluso si no juegan como uno espera, con su talento, pueden ser decisivos en cualquier momento de un encuentro. Por eso el club hizo el esfuerzo económico para contratarlos. No puedes evaluar este tipo de jugadores como cualquier otro jugador".

Tratar con la plantilla: "No debemos olvidar que tenemos en nuestras manos a los mejores jugadores del mundo, pero también a sus familias, sus círculos mediáticos, sus seguidores. No es fácil. La gente dice: tal jugador no se adapta, tal jugador sufre, tal jugador tiene problemas. ¿Y el personal? Y los demás empleados del club, ¿no tienen problemas? Pero tenemos obligaciones. Hay que encontrar un equilibrio, y eso también se aplica a los jugadores. El entorno a menudo hace que el jugador crea que solo tiene derechos y no obligaciones. Cuando el equilibrio no es correcto, ahí es donde comienza a torcerse".

La competencia: "¿Qué equipo ha tenido, o tiene, porteros del nivel de los del PSG? Navas, Donnarumma, Rico, por no hablar de los jóvenes. Esto es algo que nunca se ha visto en otros lugares. En términos generales, cuando miras los talentos, los nombres de este club, nunca ha existido en la historia, o tal vez una vez. A partir de ahí, nadie tiene la experiencia, somos los primeros en vivirla. Nadie tiene el secreto de cómo administrar el método de entrenamiento o la filosofía de juego para una fuerza laboral así. Así que tenemos que adaptarnos, en armonía con lo que sienten los jugadores".

Comparar al PSG con el Real Madrid de los galácticos: “Habrá que esperar al final de la temporada cuando sacaré “mi método” (risas). No existe un método. Gestionamos personas que tienen emociones. El comportamiento de cada uno no es una línea plana. Es una sucesión de picos altos y bajos, uno está contento, otro no, otro está lesionado… Pienso que lo más importante del staff es equilibrar los ánimos y los estados de forma. La densidad del calendario nos impide de tener una regularidad en los comportamientos y en la gestión de los jugadores. Hay una enorme irregularidad que nos obliga a tener un trabajo enorme por poner a todos los jugadores a un nivel similar para competir”.