REAL MADRID

El tridente necesita oxígeno

El trivote formado por Modric, Kroos y Casemiro ha sido el titular en cuatro de los cinco últimos partidos y acusa el cansancio. Camavinga pierde peso, Valverde no sale de la enfermería.

Madrid
0

El partido contra el Shakhtar Donetsk evidenció que a la medular del Real Madrid se le empiezan a ver las costuras, sobre todo en lo físico. El duelo contra los ucranianos fue un toma y daca con el que no contaba Ancelotti, pues el Madrid ya domó perfectamente al Shakhtar en Kiev (0-5) y esperaba repetir en casa, arropado por su gente. Pero en absoluto fue el caso: ganó por la mínima (2-1) y el equipo visitante remató nueve veces, cinco de ellas a puerta. Pudo anotar el 1-2 antes del descanso (apareció Courtois, otra vez) y acogotó al Madrid en el final, buscando el empate.

La propuesta ofensiva de los ucranianos era una prueba para la línea de contención del Madrid y ahí se apreció el sufrimiento blanco: entre Modric, Kroos y Casemiro, sólo recuperaron 15 balones, y perdieron 19; entraron en 24 duelos, de los que ganaron 14; y ni siquiera con el pase domaron al Shakhtar, con Kroos quedándose en 76 pases cuando, en muchas ocasiones, roza los 100. Pero de los tres, es Modric el que anda más tocado, y es lógico, a sus 36 años.

Casemiro.

El croata apenas entró en tres duelos en todo el partido y recuperó sólo dos balones. El desarrollo de los partidos evidencia que cada vez le cuesta más llegar a las coberturas. Kroos, por su parte, es el más destacado en estos momentos, quizás porque arrancó el curso sin cansancio debido a una pubalgia que requirió tiempo para curarse. Y Casemiro sigue combinando buenas actuaciones defensivas con momentos de desconexión; ante el Shakhtar, perfectamente pudo ser expulsado.

Ancelotti ha encontrado su mediocampo titular y parece poco inclinado a dejarlo ir, al menos de momento. Tras el último parón de selecciones, alineó a los tres juntos en cuatro de los cinco últimos partidos; sólo falló ante Osasuna, por descanso de Modric, en un día en que Casemiro y Kroos sí que jugaron. Los resultados respaldan al técnico, con cuatro victorias y un empate, pero da la sensación de que la mecha se les empieza a acabar.

De los tres, Casemiro es el más castigado, con 1.152 minutos en las piernas; le sigue Modric, con 814'; y por último va Kroos, 523', aunque su cifra es engañosa: ha jugado el 83% de los minutos en los últimos siete partidos, antes era baja por lesión. Y el parón de selecciones no le va a dar a Ancelotti el alivio que esperaría: Kroos se queda, pues ya abandonó la selección alemana y se ha centrado en el Madrid, pero Casemiro y Modric siguen siendo llamados y con duelos de exigencia en ambos casos.

El problema de Ancelotti radica en el escaso margen de error, con el Madrid necesitado de seguir ganando para intentar hacerse con el liderato y poner distancia respecto a Barcelona y, sobre todo, Atlético; y, sobre todo, en la falta de alternativas para rotar en el mediocampo. Donde antes parecía que había abundancia, ahora asoma cierta escasez.

Kroos, con Ancelotti.

De todas las alternativas sanas en este momento, Camavinga parecía la más fiable para Ancelotti, con 359 minutos para el franco-angoleño. Pero en sus oportunidades como titular, sobre todo en casa del Espanyol, demostró que aún le falta poso para dirigir el mediocampo del Madrid y además preocupa su falta de autocontrol en las disputas: ya lleva cuatro amarillas en 247 minutos de Liga, una cada 62 minutos. 

El principal aspirante a romper el tridente de las tres Champions seguidas es Fede Valverde, que empezó jugando mucho, pero al que las lesiones no hacen más que ponerle palos en las ruedas. El ururguayo sufrió un leve esguince de rodilla durante el Clásico y no volverá a jugar hasta después del parón de noviembre. La temporada pasada ya fue terrible para él en el apartado físico: sufrió cinco lesiones, dos de ellas con tiempos de baja por encima del mes.

Valverde, Camavinga, Isco...

El uruguayo es el complemento ideal de Ancelotti para el mediocampo, con su capacidad para desplegarse y para abarcar campo, así como para salir en velocidad, si bien es cierto que el italiano se ha empecinado en colocarle junto a la banda derecha, perdiendo su presencia en el medio en varios momentos. Valverde y Camavinga son los principales candidatos para que roten Kroos, Modric y Casemiro; el resto, de momento, cuentan poco.

Isco apenas ha disputado 166 minutos, sin dejar grandes detalles, y arrastra problemas en la espalda y el cuello que se reproducen de forma intermitente; Ceballos sigue inédito esta temporada, volvió lesionado de los Juegos Olímpicos y todavía no trabaja con el grupo; Antonio Blanco, una carta que Zidane jugó varias veces el curso pasado, apenas ha dispuesto de media hora de oportunidad este curso; y Asensio, una apuesta inicial de Ancelotti para el interior, oscila entre la medular y el ataque, pero sin terminar de asentarse ni en uno ni en otro, de momento.