BARCELONA

Las destituciones de Koeman como entrenador: desde Valencia hasta Barcelona pasando por el Everton

Tras 24 años en los banquillos, el neerlandés ha alternado etapas exitosas (Ajax, PSV o Southampton) con otras más sombrías que acabaron antes de tiempo.

0

Ronald Koeman cerró el círculo jugador-entrenador cuando asumía el cargo, tras ser leyenda del club, de nuevo técnico del Barcelona en agosto de 2020. Lo hizo en una etapa convulsa de la entidad, como puente entre la directiva anterior (Bartomeu) y la actual (Laporta). Los resultados no han sido los deseados y la Copa del Rey del curso pasado ha quedado opacada por el vaivén liguero, la endeblez europea y un fútbol que, con el adiós de Messi, ha ido perdiendo ardor hasta quedarse el Barça casi sin colmillos a lo largo del curso presente.

Las luces, su apuesta por la juventud (Ansu, Pedri, Gavi, Nico...), no han sido suficientes. La derrota ante el Benfica parecía la sentencia, pero Laporta aguantó. Sin embargo, el revés en El Clásico contra el Madrid (1-2) y, sobre todo, ser sometidos por el Rayo en Vallecas (1-0) han hecho que el vaso de la paciencia del presidente rebose. Esa ha sido la crónica de una destitución, anunciada este jueves a las 00:15. Pero no ha sido la primera vez que el neerlandés dice adiós a un proyecto antes de tiempo. Y es que, en 24 años en los banquillos, ha tenido otras experiencias poco exitosas...

Huracán en Valencia

Tras ser él mismo el que pusiera fin a sus dos primeras aventuras como primer entrenador en el Ajax y el Benfica, y convertirse en el segundo técnico, tras Leo Beenhakker, en ganar la Eredivisie con los ajacied y el PSV (2006-07), llegaría al Valencia en octubre de 2007. Ahí ya demostró su querencia por los proyectos de futuro y su apuesta por Banega, Mata o Maduro chocó con una decisión polémica: dejar a un lado a veteranos como Albelda o Cañizares.

Su relación el Albelda, capitán del equipo, marcó su paso por el Valencia.

Los resultados no llegaron y ello, junto a las decisiones anteriores, colocó al valencianismo en su contra. Ganar la Copa contra el Getafe (3-1) no sirvió para poner la venga a un curso en el que coqueteó peligrosamente con el descenso y, en abril de 2008, después un sonrojante 5-1 en San Mamés, fue destituido. David Albelda no olvida aquel curso y lo dejó claro recientemente: "No le daría la mano a Koeman, no me causa simpatía".

Fracaso en un AZ campeón

Algo más de un año después, el buen recuerdo dejado en su país le abrió las puertas del AZ Alkmaar. Así, en 2009 llegaría a un club que acababa de ser campeón liguero. No obstante, la mala racha del Valencia se hizo extensible al conjunto norteño y en diciembre, con el equipo en sexta posición en liga, últimos en su grupo de Champions y a 16 puntos del Twente, sorprendente líder por aquel entonces, fue destituido por segunda vez en su carrera.

Tras la recuperación, llegó el Everton

No fue hasta 2011 cuando se produjo su vuelta al ruedo, de nuevo en Países Bajos. En esta ocasión, cogería a un Feyenoord que venía de un décimo puesto y le haría subcampeón. En Róterdam se vio de nuevo al Koeman ganador de sus inicios y en 2014, tras otro subcampeonato, le llegaría la oportunidad de entrenar en la Premier: fichó por el Southampton.

Los Saints eran una manzana envenenada, puesto que Pochettino había dejado un regusto muy dulce en la entidad. Sin embargo, Koeman supo llevar el timón. La primera vuelta se codeó con los grandes y terminó cuarto. En la segunda, a pesar de perder fuelle y acabar séptimo, dejó un buen sabor de boca que confirmaría al año siguiente, cuando firmaría un sexto puesto que valía al Soton jugar la Europa League al año próximo.

Sus éxitos le convirtieron de nuevo en un técnico bien considerado y el Everton se vació los bolsillos para hacerse con él: pagaron más de seis millones de euros por su fichaje en 2016. Siguió un guion similar al vivido al sur de Inglaterra. Comienzo fulgurante, cual espumoso, se fue quedando sin gas hasta quedar séptimo. Al verano siguiente hubo fuerte inversión de los Toffees para paliar el adiós de Lukaku, pero Koeman no dio con la tecla y sería despedido en octubre de 2017, con el equipo en peligro de descenso a Championship. Esa sería su última experiencia a nivel de clubes preBarça, puesto que su cargo como seleccionador de Países Bajos, donde sí tuvo éxito, hizo de puente.