REAL MADRID

El Barça agiganta a Alaba

El austriaco marcó su primer gol de blanco contra el Barcelona, un equipo que siempre se le ha dado bien: lo goleó en tres ocasiones con el Bayern.

0

Se cuentan con los dedos de la mano los futbolistas que se adaptaron desde el primer día a la dinámica y la exigencia del Real Madrid. Se puede asegurar que David Alaba ha entrado en ese selecto club y su partido en el Camp Nou ha servido de confirmación. El austriaco es amo y señor de la defensa y en su primer Clásico ayudó al equipo con su estreno como goleador madridista. Con un zapatazo imparable batió a Ter Stegen para abrir la lata y encaminar el triunfo de la visita.

La jugada la arranca el mismo. Tirando de experiencia, anticipó un mal control de Depay echandose encima del alemán para robarle la pelota e iniciar la contra. Se la dio a Vinicius y recorrió 80 metros en carrera, pidiendo la pelota. Le corriente siguió en la derecha donde Rodrygo, clarividente, vio la entrada del austriaco por el lado contrario como un tren de mercancías. Control, acomodo y cañonazo. En cuestión de segundo pasó de central a delantero, y finalizó como el mejor de los nueves. Lo que le faltaba al austriaco, que ya hace de todo.

Más allá del gol, su partido es excelso y los datos así lo demuestran. Completó 47 pases, el segundo que más en el Madrid solo por detrás de Kroos (50). Solo falló cuatro (92% de acierto) con la dificultad añadida de hacerlo en campo del máximo rival y con el Barcelona apretando en la salida. En defensa, además de contrarrestó varias acciones de peligro del rival, recuperó tres balones para su equipo. Una actuación que atormentó a Hans Krankl, compatirota del madridista y exjugador del Barça (1978-80). Contactado por el Süddeutsche Zeitung para preguntarle por el partidazo de Alaba, transmitió su pesar por la derrota azulgrana. "David Alaba lastimó a mi equipo, no tengo ganas de felicitarlo", refunfuñó Krankl. "Pero el respeto por él hace que sea necesario. Ha coronado su gran debut en el Real Madrid con un gran gol", dijo.

Se ha demostrado, una vez más, que el Barça es un equipo que se le da muy bien al austriaco. Estando en el Bayern se enfrentó en dos ocasiones a los culés (hubo una tercera en la que estaba lesionado). La primera fue en las semifinales de la Champions de la 2012/2013. Los bávaros se pasearon con un 4-0 en Múnich y un 0-3 en el Camp Nou. Alaba repartió dos asistencias, una en cada encuentro. Años más tarde, en 2020, estuvo en el histórico 8-2 de Lisboa en cuartos de final.

El Barcelona se interesó por Alaba antes de que firmase con el Madrid. Sin embargo, el austriaco lo tenía claro: quería cumplir el sueño de ser estrella en el Bernabéu. No tenía un panorama sencillo con Ramos y Varane, los dos centrales titulares del último lustro, marchándose del equipo. Pero David no se achantó. Todo lo contrario, ha empezado la temporada como líder de la defensa y no le ha pesado en ningún momento. Y para confirmar que su fichaje fue un acierto total, le ha dado al club de Chamartín una nueva victoria en el Camp Nou. Un nuevo káiser que se lució en su primer Clásico... de blanco.