SPORTING-REAL VALLADOLID

Marc Valiente: "Yo disfruté mucho en Valladolid"

El central del Sporting de Gijón se enfrentará el sábado por primera vez al conjunto blanquivioleta después de seis años y de haber jugado en tres países diferentes.

0
Marc Valiente, jugador del Sporting, jugará por primera vez en partido oficial ante el Real Valladolid.
SPORTING

Marc Valiente cumple su tercera temporada en Gijón, en lo que ha supuesto su regreso a España tras haber tenido experiencias en varios países después de haber salido del Real Valladolid, donde permaneció cinco temporadas. Ahora lidera una defensa rojiblanca que pelea por ascender a Primera y el sábado se enfrentará, por primera vez en partido oficial, al conjunto blanquivioleta.

¿Cómo le va?

Bien, después de estar cinco campañas en Valladolid, ahora llevo seis que no estoy allí y la verdad es que he recorrido bastante mundo y ahora estoy asentado en Gijón, esta es la tercera temporada. Estoy contento con las experiencias que he tenido y siguiendo en el mundo del fútbol, que es lo que más me gusta.

Su salida de Valladolid, como la de Rueda y Peña en aquella misma temporada, fue un poco rara... ¿Pasó algo extraño o simplemente pensaron que se les acabó el ciclo?

Sí, sobre todo, es una cuestión de ciclos. Yo disfrute muchísimo en Valladolid, siempre he dicho que fue la ciudad que me dio la oportunidad de ascender, de jugar en Primera y de consolidarme como futbolista, pero hay momentos en los que el futbolista piensa que el ciclo se ha cumplido. Fue una lástima que esa última temporada no se lograra el ascenso a pesar de que nos quedamos a las puertas y eso fue el detonante para buscar nuevas aventuras y nuevos destinos...

Nuevos destinos, nuevas aventuras... y la primera fue Israel, nada menos...

Fue un poco chocante para mi entorno porque yo tenía claro que al fútbol no sólo se jugaba en España, sabía que eran muy apasionados en Israel, que hay más nivel de lo que la gente piensa y cuando me llegó la oferta del Maccabi Haifa yo lo tenía muy claro. A nivel familiar sí que fue un poco chocante, pero estuvimos allí dos años maravillosos a nivel personal, familiar y futbolísitico.

¿Qué le aportó vivir y jugar en un país tan diferente?

Bueno, te abre la mente, cuando sales de tu zona de confort al principio tienes miedo. Al final vienes de vivir en una ciudad tan bonita como Valladolid, con todo conocido, y vas a un país con gente que te ve de otra manera y eres tú el que te tienes que adaptar a sus costumbres, pero  bueno, intentas hacer lo mismo que hacen ellos.

¿Tuvieron algún momento complicado?

Sí, a ver, no es fácil. Es un punto muy conflictivo en el mundo y en circunstancias extraordinarias sí ocurren cuestiones a las que no estás acostumbrado, suenan sirenas, pero eso nos sirve para ver que el mundo en el que vivimos, sobre todo los futbolistas, no es tan bonito como parece siempre. Ves que hay gente que sufre, que no vive igual que tú, hay que tener también esa perspectiva de la vida.

¿Qué le sorprendió del fútbol israelí?

Tienen mucha pasión, en el club en el que estuve yo, Maccabi Haifa, hicieron un estadio nuevo para la selección con capacidad para 30 o 35.000 personas y la gente lo llenaba en muchos partidos. El jugador israelí tiene mucha calidad, le falta un poco a nivel táctico, pero hay muchos de ellos que salen a jugar en Europa y hacen carrera...

Por ejemplo, Weissman... ¿coincidió con él?

Coincidimos, pero muy poco tiempo porque él es de la cantera de Maccabi Haifa y creo recordar que cuando yo estaba a punto de salir, al principio de mi tercera temporada, él volvía de una cesión que había tenido. En algún entrenamiento creo que coincidimos, pero se lo tienes que preguntar a él.

¿Le extraña el buen rendimiento que está dando?

No, para nada. Ya te he dicho que son jugadores de mucha calidad, en el fútbol israelí se está trabajando mucho la cantera y tienen mucho potencial.

Después pasó a Bélgica... vaya contraste, ¿no?

Sí, fue como volver otra vez de Oriente a Occidente. Era un cambio drástico, también a nivel de temperatura, de clima. Fue bonito, fue como volver a Europa otra vez.

¿Cómo definiría el fútbol belga?

Para mí es una liga que se conoce poco, pero es bastante potente. Siempre hay cinco o seis equipos que suelen jugar en Europa y que suelen pasar la previa de Champions o de la Europa League. Y son equipos bastante potentes, con muchos jugadores buenos que vienen cedidos de equipos franceses o ingleses y nivel futbolístico fuerte, pero está alejado de lo que es España, Inglaterra, Italia...

¿Cuánto tuvo que ver Djukic para que se embarcara en el Partizan, en Serbia?

100%. No entraba en mi quiniela ir a jugar al Partizan, un club con nombre en Europa. pero mi relación con Djukic era perfecta, venía de haber estado en mi mejor momento en el Valladolid y su llamada hizo que recalara en el Partizan.

...No pudieron estar mucho tiempo juntos...

No, porque venían en la temporada anterior de hacerlo bien, pero tenían la prioridad de ganar la Liga porque Estrella Roja la venía ganando y a las seis semanas le despidieron y fue una pena porque fue mi valedor. A pesar de ello, con los otros entrenadores también funcionó la cosa. Al principio me dejó un poco tocado, pero como profesional que he intentado ser siempre pensé que tenía que seguir... Descubrimos Belgrado, que es una ciudad muy bonita y a nivel personal y familiar estuvimos encantados allí.

¿Qué me dice de esa liga y esa ciudad?

Los dos equipos, Partizan y Estrella Roja, dominan el campeonato, todos los grandes jugadores serbios que juegan en Europa o empiezan o acaban allí. Hay mucho nivel porque son muy competitivos, pero hay diferencia entre los dos equipos y los demás. Y Belgrado es una ciudad grande, donde puedes hacer de todo, son gente parecida a los latinos. Les gusta mucho estar fuera de casa, pasar mucho tiempo cenando, tomando café.

¿Estuvo en estos países con su familia? Menuda experiencia...

Sí, sí, la verdad es que eso te abre la mente. La pequeña no tanto porque tiene tres años, pero el mayor que tiene ocho años sí que lo ha vivido todo y le ves que es espabilado.

Le llega opción de volver a España, de firmar por el Sporting, ¿duda?

No, cuando aparece el Sporting, siendo el club que es, no pienso en nada más. Si que tuve algunas opciones de seguir en el extranjero, pero un club como el Sporting, con esa historia y todo lo que comporta, yo creo que era momento de volver y volver bien, a un equipo y una ciudad espectacular.

¿Cómo se encuentra ahora allí?

Bien, a nivel personal, creo que es un sitio para estar muchos años, la verdad es que hay muchos jugadores que vienen y se quedan a vivir aquí porque la ciudad es encantadora, la gente también y nosotros nos hemos adaptado muy bien a nivel familiar. A nivel futbolístico, la primera temporada fue un poco regular, no entramos en playoff que era la idea, en la segunda no eramos candidatos a ascender, hicimos una buena temporada, pero fue una pena que en las últimas tres jornadas no pudimos mantenernos porque estuvimos 40 en la zona alta. Ahora hemos empezado bien...

¿Tuvo opción de volver a Valladolid en algún momento?

No, nunca hubo opción o me hicieron una propuesta para volver.

¿Le hace ilusión el partido del fin de semana?

A nivel profesional es un partido más, pero no voy a decir que no me hace ilusión. Valladolid fue mi casa durante cinco años, estuve encantado, fueron algunos de los mejores momentos de mi carrera futbolística y la verdad es que le tengo mucho cariño al Valladolid y a la ciudad, pero una vez que entre en el campo será un partido más.

¿Qué partido espera usted?

Será un partido igualado, muy disputado, como la mayoría en esta categoría, hay mucha igualdad, el Valladolid es uno de los equipos hechos para ascender con jugadores contrastados que el año pasado estaban en Primera. Nosotros hemos empezado muy bien, llevamos dos años con el cuerpo técnico, la mayoría nos conocemos, los nuevos están aportando muchísimo, pero estamos en la jornada 11 y esto es larguísimo.

Es difícil concienciarse de que esta liga es larguísima y dificilísima, ¿no?

Sí, claro. En el partido ante el Ibiza el Valladolid mereció ganar y por detalles no lo gana. Muchos partidos son así en esta categoría, yo creo que tienes que dar naturalidad a los resultados. Intentar tener una idea de juego, saber cómo vas a afrontar cada jornada y saber que no vas a poder ganar todos los partidos. El que tenga más tranquilidad en los momentos malos, porque aparecen, es el que va a poder estar arriba.

¿Quiénes son sus favoritos para subir?

Yo siempre he dicho que con los presupuestos que hay ahora, los que descienden tienen muchas ayudas y tienen que ser los favoritos. A partir de ahí, esos tres, el Almería porque tiene un presupuesto alto y una plantilla muy buena, y los demás estaremos peleando.