REAL VALLADOLID 1 - IBIZA 1

Aprobados y suspensos del Pucela: Empate de no creer

El Real Valladolid llegó en infinidad de ocasiones a la portería del Ibiza y pudo avasallarlo, pero se quedó a medias en el remate.

Valladolid
0
Aprobados y suspensos del Pucela: Empate de no creer
PHOTOGENIC DIARIO AS

La sensación de incredulidad campeaba en el ambiente después del empate de un empate increíble del Real Valladolid. El Ibiza aguantó, mitad por Germán y mitad por el desacierto local, un vendaval ofensivo que debió acabar en una goleada escandalosa y terminó con una igualada de no creer.

Roberto: Estuvo atento y no sufrió en demasía, aunque cuando tuvo que aparecer, lo hizo con gran atino, como con un paradón que permitió mantener la renta durante unos minutos. Poco pudo hacer en el mano a mano del empate.

Janko: Profundizó animoso en un par de ocasiones en el primer cuarto de hora. Perdió algo de fuelle cuando el aluvión inicial del Pucela se convirtió en un dominio contenido. Creció otra vez en los minutos finales.

Kiko Olivas: Se queda desajustado cuando Alcaraz se la regala a Castel. El error de bulto costó un gol que marca su actuación, aunque colaboró con el esférico en el mando abrumador del equipo.

Javi Sánchez: Atento en el balance cuando Kiko Olivas acudía a las ayudas en el sector derecho. El Ibiza intentó desahogar con envíos largos sobre sus delanteros, pero fue un bastión. Intentó hacer el segundo de espuela.

Nacho: Cuerpeó para impedir un disparo claro de Castel en una transición. Pisó el último tercio de campo y se cansó de centrar. También tuvo la suya, con un disparo al larguero. Estuvo mejor que Olaza.

Plata: Se adornó en exceso un par de veces, aunque se le vio entonado desde el principio. Picó el balón sobre Germán en demasía a la media hora. Buscó a Weissman con un buen envío que cortó la zaga. Se le notó fatigado.

Alcaraz: Tocó un balón con la punterita que dejó a Castel solo frente a Roberto. En el minuto 40, cobró una falta lejana que se le fue desviada por poco. Rayó a un buen nivel y dio empuje a la zona ancha, apareciendo en la frontal a menudo.

Aguado: Se topó con el larguero en los primeros compases con una vaselina preciosa. Apenas unos minutos después rozó de nuevo el gol. Lo hizo, de hecho, en varias ocasiones, más que ningún otro día.

Óscar Plano: Germán le hizo un paradón en el minuto 23. Cuando se adentró, sirvió como conector en varias buenas transiciones. Asistió también a Sergio León, sin suerte. Volvió a jugar de segundo punta y se sintió a gusto como lanzador.

Sergio León: Empezó entonado, intentando una chilena y tratando de aprovechar una gran asistencia de Weissman. Germán metió la manopla para impedirle un remate al borde del descanso. Recibió el cariño merecido tras el cambio, tras otra buena actuación.

Weissman: En clara sintonía con Sergio León, le buscó con una asistencia de cabeza. En el inicio del segundo tiempo no llegó a rematar un servicio de su compañero en ataque. Marcó el gol con rabia en lo que debió ser el inicio de una goleada.

Roque Mesa: Jugó fácil, a veces demasiado, ya que falló algún pase en largo por precipitarse. Como le suele pasar, le rascaron, lo que no le impidió tener el monopolio del cuero (con permiso del rocoso Appin).

Olaza: El equipo se volcó mucho por su lado, por el que vio el modo de profundizar por mediación de él, de Kike Pérez y de Plata, que cayó a menudo por ese costado, aunque se equivocó al no profundizar más y centró regular.

Kike Pérez: Desde la posición de extremo izquierdo tuvo mucha presencia de nuevo, colaborando con el centro del campo en la tenencia del cuero, pero sobre todo dando verticalidad en el último tercio.

Anuar: Participativo, revolucionario en el lado derecho del ataque, desde el cual se desplazó a posiciones interiores para dejar sitio a Janko. El gambiano se benefició de eso, aunque el ceutí no fue siempre preciso.

San Emeterio: Pisó más campo rival que en otras ocasiones; claro, que pintaban bastos y no le quedaba otra. Ayudó a empujar al Ibiza hacia su área, aunque no encontró espacios entre la poblada zaga rival.