RACING | EL ALARGUE

Esta yo ya la he visto

Once fichajes y un entrenador nuevo después, el Racing adolece de los mismos defectos de la pasada campaña, agravados por que nadie cumple el papel de Riki

Santander
0
Esta yo ya la he visto
Salvador Sas Diario AS

El mercado de verano

El domingo en el once inicial de Barreiro había siete de la pasada temporada. Con ellos, Unai Medina, Pol Moreno, Satrústegui y Borja Domínguez. Lo que realmente marca la diferencia en este equipo, los cuatro de arriba, son los mismos que tuvo la temporada pasada Aritz Solabarrieta (no digo Rozada porque este Cedric no es el que llegó de Bélgica, Soko aterrizó con la liga empezada y Pablo Torrre tenía 17 años, que a esas edades, se nota). El problema es que tú no has mejorado a un equipo al que, con estos cuatro incluidos, no le llegó hace un año..., en una competición objetivamente más floja. Por lo visto hasta ahora, el equipo de Romo solo funciona cuando tiene espacios para correr a la contra. Tan claro lo debe ver el míster que en Vigo regalaba el balón Lucas Díaz de un vejigazo al área rival por si ellos sí se atrevían a salir tocando y se podía robar en campo rival. Por su puesto que se puede ganar así, mi duda es si se puede ganar tanto como para ser uno de los cuatro primeros. Es más, casi no tengo dudas. Yo iría llamando a Riki, que no juega en el Burgos. Por si cuela.

Los cinco cambios no son obligatorios

La posibilidad de hacer cinco cambios a lo largo del partido ha dotado a los entrenadores de una gran oportunidad de influir enormemente en la marcha de del juego. Más todavía, quiero decir, de lo que siempre ha sido. Eso sí, sus decisiones pueden ser determinantes para bien o para mal. Y lo primero que deben tener claro los técnicos es que no es obligatorio hacer los cinco cambios. Aunque vayas perdiendo. Ya sé que si Romo, o Ancelotti o Pochettino, pierde un partido y se ha dejado sin hacer dos, tres o cuatro sustituciones, puede correr el riesgo de que gente como yo, o como cualquiera de ustedes, aficionados al fútbol, le pongamos de vuelta y media. El problema es cuando todos te ponen la oreja caliente no cuando acaba el choque (y pierdes), sino en tiempo real, cuando haces el cambio y, encima, los criticones tienen razón. A Romo le ha pasado en Logroño y en Vigo. No solo parecieron relevos ilógicos, sino que tuvieron como resultado empeorar al equipo. ¿De verdad parecía una buena idea quitar a Soko y a Íñigo a falta de media hora cuando ibas perdiendo?

A Guillermo Fernández Romo le toca tomar decisiones para mejorar los resultados del equipo.

Delantero o delantero

Dicho textualmente esta semana en SER Deportivos Cantabria: "Carlos Castro ha hecho la mejor semana de entrenamientos desde que empezó la pretemporada". Lo dije yo, para más señas, y no me desdigo. El problema es que esos apuntes que dejó el asturiano en La Albericia fueron hechos como delantero centro. En un equipo él y en otro Cedric. Porque da la casualidad que los dos son 'nueves' natos y en un 4-2-3-1 no caben dos delanteros centros. Si Carlos Castro va a salir a la cancha con una modificación de sistema (como en los últimos minutos en Barreiro, 3-4-1-2, más o menos), no hay nada que objetar. Sus y a ellos. Pero si vas a quitar a Soko para que Castro juegue de extremo derecho, donde no la toca, le estás haciendo un flaco favor al Racing y a Carlos Castro. Y los sabe Romo, lo sabe Castro, y lo saben sus compañeros. Y estoy empezando a pensar que lo de pasar a Satrústegui al lateral izquierdo va por una senda parecida..., lo de desvestir un santo para vestir otro.

Rendirse no es una opción

Tal vez la historia no tenga más recorrido que una broma privada o una apuesta entre ellos, pero pareció significativo que Álvaro Bustos corriera a dedicar el gol que marcó frente al Celta B a Diego Ceballos. Si como pensamos muchos se trataba de una manera de animar a un compañero que lo está pasando mal, que la pasada temporada lo jugaba todo y ahora casi nada, parece un bonito detalle del gijonés. Tan fijo con Rozada y Solabarrieta como Ceballos y que fue suplente en la primera jornada de la era Romo. No sé si Ceballos es de los que se vienen abajo o de los que aprietan los dientes, pero sería una pena que después de lo que le costó llegar al primer equipo ahora entregara la cuchara a las primeras de cambio. Creo que Unai Medina es un rival de entidad y que le va a costar desbancarle, pero el fútbol está lleno de casos como este. Una bonita pugna les hará mejores a los dos. Y al Racing.

Diego Ceballos agradeció a Bustos la dedicatoria del gol que anotó en Barreiro.