LALIGA SANTANDER

Así está la clasificación de Primera y así estaría sin VAR: 5ª jornada

El Real Madrid se coloca líder en solitario tras remontar (1-2) al Valencia. El Atlético, segundo, con dos puntos menos. Este lunes el Barcelona-Granada cierra la jornada.

0
Así está la clasificación de Primera y así estaría sin VAR: 5ª jornada

El Real Madrid remonta en Mestalla y se coloca líder en solitario. El Atlético, que empató a cero ante el Athletic, se coloca segundo a dos puntos de los blancos; mientras que el Valencia se mantiene en tercera posición a tres puntos del liderato. La quinta jornada la cierren este lunes Barcelona y Granada. Los azulgrana solo llevan siete puntos, pero tienen pendientes jugar ante los nazarís y el aplazado contra el Sevilla.

Jornada cargada de intervenciones del videoarbitraje. En el Rayo-Getafe actuó dos veces y ambas fueron para señalar penaltis. La primera sería para avisar de un manotazo de Djené sobre Nteka. Trejo no falló desde los once metros cuando Cordero, vía VAR, lo concedió. La segunda vez que avisó fue por una pena máxima cometida por Balliu. En dicha ocasión, Dimitrievski paró el lanzamiento de Ünal. También se atajó el lanzamiento de Oyarzabal en el Real Sociedad-Sevilla, que fue pitado vía VAR. En dicho partido Mateu acudió al monitor para ver una mano de Diego Carlos. En el Betis-Espanyol la tecnología entró para avisar de una entrada de Pezzella sobre Aleix Vidal que le costó al futbolista verdiblanco la roja. Además, corrigió un error de identidad a Del Cerro en el Mallorca-Villarreal.

Intervenciones del VAR con condicionaron el signo

Betis 1 - Cádiz 1 (Sin VAR, 1-0)

Penalti de Rui Silva sobre Lozano. Lo lanza Negredo y lo para Rui SIlva, que tenía los dos pies por delante de la línea. Lo ve el VAR y se repite. Marca Negredo.

Granada 1 - Valencia 1 (2-1)

Gol de Montoro anulado por el VAR por fuera de juego.

Levante 1 - Rayo 1 (0-1)

El VAR avisa de una mano dentro del área de Ciss, aunque el Rayo reclamaba falta previa. Alberola Rojas la ve y señala penalti. Roger lo transforma.