BETIS-ESPANYOL

Aprobados y suspensos de un Espanyol irreconocible contra once

Desde el primer gol bético hasta la expulsión de Pezzella la mayoría de jugadores blanquiazules estuvieron muy lejos de su mejor nivel

0
Aprobados y suspensos de un Espanyol irreconocible contra once
Toni Rodriguez DIARIO AS

Diego López: No pudo salvar ninguno de los dos goles del Betis, en los que quedó muy vendido, pese a que lo conjugó con buenas actuaciones. Tapó bien a los delanteros rivales, con alguna parada de mérito. Hizo lo que pudo, que fue bastante, sosteniendo a su equipo en los mejores momentos del Betis.

Óscar Gil: Una incomprensible cesión a Diego López casi le cuesta al Espanyol un gol en los primeros minutos, en un preludio del partido de Óscar Gil. Sufrió mucho con Álex Moreno, se vio superado y poco hizo para evitar los centros laterales. Voluntarioso pero poco eficaz, superado constantemente y poco participativo en ataque. Claramente, no fue su tarde.

Sergi Gómez: Quizás pudo hacer algo más en el segundo gol del Betis, pero Sergi (al igual que el resto de sus compañeros) no estuvo bien. La defensa del Espanyol fue ampliamente superada en los primeros 45 minutos, en los que el Betis marcó dos goles, tiró tres balones al palo y gozó de numerosas ocasiones. No se le puede echar a él toda la culpa, pero es evidente que como uno de los dos centrales tuvo buena parte de ella.

Cabrera: Poco preciso en la salida, sí estuvo bien por arriba. Mucho más cómodo cuando le tocó defender a Wiliam José, un delantero de referencia, que cuando Felkir se movía por su zona. Siendo el encargado de mandar y dirigir la defensa no aportó al seguridad de otras tardes. El Betis superó al Espanyol por todas las zonas de ataque, también la que él defendió. Sus últimos minutos de delantero, sin embargo, valen un partido: convirtió el gol del empate en el 97’.

Pedrosa: Muy activo en los primeros minutos mientras atacó el Espanyol, pero quedó retratado en los dos goles del Betis. En el primero no solo acaba introduciéndose el balón en la portería, sino que es el futbolista que rompe el fuera de juego. En el segundo, con la colaboración de Embarba, no logró ni arrebatar ni despejar un balón que Bellerín convertiría en una asistencia a Fekir.

Morlanes: Correcto en líneas generales, aunque dejó demasiado espacio a Canales para pensar en la frontal del área. Aportó poco en ataque, pero cortó cualquier contra peligrosa que pudo armar el Betis en su zona. Y nada más. Vio una amarilla y fue sustituido por Keidi Bare con la intención de controlar más el centro del campo.

Darder: Ni en la primera parte junto a Morlanes y Melendo ni en la segunda junto a Bare se vio una versión aceptable del balear. El partido le pasó por encima, con un ritmo endiablado que impuso el Betis, mucho más vertical y decidido que el Espanyol. Darder cortó poco en defensa y no apareció nada en ataque, una buena muestra del pobre nivel que ofreció ayer el equipo desde el primer gol local. Con superioridad numérica, como es lógico, entró mucho más en jeugo y fue el encargado de dirigir los ataques blanquiazules.

Melendo: En un partido de ida y vuelta, en la que el Betis dominó el balón, pasó muy desapercibido. Ningún detalle digno de mención en toda la primera parte. Fue sustituido al descanso, una buena muestra de lo poco que aportó en el centro del campo.

Aleix Vidal: Se estrenó como goleador con la camiseta del Espanyol tras leer a la perfección los movimientos de RDT y la defensa rival. Ayudó a Óscar Gil en defensa y dobló en ataque. Acabó jugando de lateral y, dentro del naufragio generalizado, fue de los mejores, al margen del gol. Fue sustituido tras provocar la expulsión de Pezzella, una acción que cambió el signo del partido.

Embarba: No fue su mejor partido, desacertado en varias acciones claves del encuentro. Desaprovechó dos buenas acciones a balón parado en la primera mitad y tuvo en sus pies un balón para haber cambiado el curso del partido con 0-1 en el marcador. Ya no es que ejecutara mal, que también, sino que muchas veces eligió también erróneamente. Dio demasiados pases hacia atrás.

RDT: Se inventó el gol blanquiazul con una jugada personal en la que demostró que es el jugador que más calidad atesora de toda la plantilla perica. Cada vez que el balón llegó a sus pies superó a un rival y generó superioridad. Su equipo sin embargo no pudo aprovecharlo porque le llegaron menos balones de los que él y los suyos hubiesen querido.

Loren: Activo en el remate, sobre todo cuanto el Espanyol jugó con superioridad, pero sin acierto. Cayó demasiado en fuera de juego pero aportó amenaza y presencia en el área contraria.

Keidi Bare: Su entrada no aportó lo que se esperaba de él. El Betis siguió atacando, especialmente por el centro, sin que Bare pudiese hacer nada. Hasta la expulsión estuvo completamente superado en el centro del campo. Tras ella, participó mucho más.

Wu Lei: Jugó en banda y aportó poco. Ni velocidad ni verticalidad, ni ninguna acción de peligro. Tampoco le llegaron muchas acciones ni logró montar ninguna contra.

Melamed: Pocos minutos del canterano, que dejó algún detalle de calidad en las pocas ocasiones que entró en contacto con el balón.

Dimata: Ingresó en el terreno de juego en el descuento para tratar de cazar algún balón al área. Y cazó uno, que tras una gran recorte con mucha sangre fría acabó suponiendo el gol de Cabrera.