ATLÉTICO

587 días de vida con Koke

El capitán sufrió una elongación en el muslo ante el Oporto. Hacía un año y más de siete meses que no se lesionaba. La última vez, cuatro derrotas y un empate en su ausencia.

Madrid
0
Entrada de Uribe a Koke en el Atlético-Oporto castigada con amarilla. Tres días después, es baja. Hacía un año y siete meses que no.
SUSANA VERA REUTERS

Hacía un año y más de siete meses que Simeone no se enfrentaba a lo que vendrá en los siguientes partidos: la vida sin Koke. El capitán no se ha ejercitado con el grupo desde el partido ante el Oporto, el miércoles por la noche, donde sufrió dos duras entradas (de Zaidu y Uribe, la primera muy naranja) y jugó 55'. Al finalizar el partido sintió molestias. Las pruebas decretaron que sufrió una elongación en el muslo. Es baja, junto a Lemar en la lista del Atlético ante el Athletic. Una prueba que medirá los recursos del campeón. Porque, hasta el momento, cada vez que Simeone ha jugado sin Koke una verdad: puede que cuando esté no se note, pero que falta sí que se nota. Y es terrible para el Atlético. La última vez, hace ese año, siete meses y nueve días, el saldo es demoledor: cuatro derrotas y un empate.

Fue precisamente en aquella temporada que comenzó con algo que le sonará a Griezmann en estos momentos: pitos al capitán. Muchos menos que al francés en estos momentos, claro, pero pitos al fin y al cabo. Pero Koke es un futbolista diesel, de los que van de menos a más todas las temporadas. En cuanto tiene el tono físico, es pulmón, piernas y corazón, lo es todo, además de capitán. Cuando se lesionó mediada aquella 2019-20, muchos de aquellos que le pitaron entendieron que era sacrilegio, más allá de que pitar a un futbolista de tu equipo siempre lo parece. Porque el Atlético sin Koke se ha hundido en las últimas temporadas.

Su regreso, entonces, no pudo sentarle mejor al Atlético. Un empate y tres victorias en los primeros cuatro partidos, una de ellas 'imposible', en la ida de octavos de final ante el equipo que aquella temporada defendía el cetro de la Champions, el Liverpool de Klopp. Nunca más se han vuelto a oír pitos dirigidos a Koke por las gradas del Wanda Metropolitano, por cierto. El canterano está pensando ya en el encuentro ante el Getafe.

De Paul, Kondogbia...

La pasada, en la que el club rojiblanco se proclamó campeón de Liga, Koke solamente se perdió un partido. Y no fue por lesión sino por sanción: acumulación de amarillas, baja ante el Eibar. Simeone respiró: a pesar de ello, el Atlético ganó. Ahora, el equipo jugará sin Koke, por primera vez, por lesión, desde que regresó el 8 de febrero de 2020 tras cinco partidos de ausencia. Después de aquello sólo se perdería otro partido, por sanción, acumulación de amarillas, ante el Barcelona. El Atleti empató. Este mediodía, el Cholo medirá la fortaleza de su plantilla ante el Athletic, para ver que, sin Koke, la vida puede acercarse a la vida con él. Ya Kondogbia, el mejor rojiblanco de los últimos partidos, o ya De Paul, a quien, quizá, le haya llegado el momento.