LENS 1-LILLE 0

El Lens se lleva el Derbi del Norte de Francia con invasión de campo incluida

Los norteños vencieron por la mínima al Lille en un encuentro que se reanudó 30 minutos tarde en la segunda mitad por invasión de campo local.

0
Soccer Football - Ligue 1 - RC Lens v Lille - Stade Bollaert-Delelis, Lens, France - September 18, 2021 RC Lens fans before the match REUTERS/Pascal Rossignol
PASCAL ROSSIGNOL REUTERS

El Derbi del Norte de Francia, uno de los más calientes del fútbol francés, no desentonó en todos los sentidos. Hubo emoción, ocasiones, pero sobre todo polémica. Polémica por culpa de los ultras locales, que, en el descanso, mientras el partido iba 0-0, invadieron el terreno de juego para ir a pegar a los ultras del Lille. El encuentro se reanudó con 30 minutos de retraso y el Lens, que está 2º en la Ligue 1, venció por 1-0 gracias a un gran gol del polaco Przemysław Frankowski.

La emoción de ver un Derbi del Norte de Francia con un Felix Bolaert a rebosar contrastó con la emoción que Lens y Lille nos mostraron en los primeros 45 minutos. No hubo ni una ocasión clara, los porteros fueron meros espectadores y la sensación es que los dos conjuntos norteños se fueron al descanso satisfechos por no haber encajado gol. Ni el talento de Ikoné en la banda derecha, recordando al mejor Ikoné que maravilló hace tres temporadas con Nicolas Pépé en el Lille, fue suficiente para decantar la balanza en el equipo de Gourvennec. El Lens, muy comedido en cada ataque, no tuvo hasta el descuento de la primera mitad un disparo a puerta, en una gran parada de Grbic a un disparo de Florian Sotoca.

Sin duda, la imagen más llamativa (y vergonzosa) del Lens-Lille se vivió antes del inicio de la segunda parte. Ultras del conjunto local invadieron el terreno de juego, vacío tras el descanso, para irse a la zona de los ultras del Lille a pegarles. La policía pudo contener la avalancha de aficionados, pero el partido quedó suspendido durante mucho tiempo.

El partido, reanudado con media hora de retraso, comenzó con un ritmo mucho más alto que en el inicio de la primera parte. El Lens ganó metros gracias a los desmarques de sus carrileros, sobre todo de Clauss en la derecha, y el Lille ya no defendía tan cómodo como en los primeros 45 minutos. Sin embargo, las mejores ocasiones fueron del campeón de la Ligue 1, primero tras un error flagrante de Yilmaz de cabeza en el área pequeña y, después, tras un paradón de Leca a un mano a mano contra Ikoné que repelió el guardameta de forma brillante.

Las ocasiones que siempre le entraban al Lille la temporada pasada se le están esfumando durante la presente edición, algo que al final te acaba penalizando. El Lens, por medio del excelente carrilero polaco Przemysław Frankowski, puso tierra de por medio y se adelantó a falta de 15 minutos para el final. El ex del Chicago Fire aprovechó una fantástica jugada de Kakuta para adelantar al Lens. Cinco minutos después, Saïd, que había entrado en la segunda mitad, hizo el 2-0, pero el árbitro lo anuló porque Kakuta estorbó a Grbic en el disparo y se encontraba en fuera de juego. El resultado no se movió y el Lens volvió a ganar un derbi 15 años después.

El lío del descanso

Durante el descanso del Lens-Lille, derbi del Norte de Francia, ultras del conjunto local han bajado al terreno de juego para dirigirse a la zona en la que estaban ubicados los hinchas visitantes, intentando colarse en el fondo en el que estaban situados para pegarles. La policía ha podido impedir una batalla campal, pero el partido en estos momentos se encuentra suspendido. El Derbi, que había transcurrido sin muchas complicaciones, iba 0-0 al descanso y, aparentemente, no se había producido ningún encontronazo entre los jugadores de ambos equipos.

Sin embargo, la ira de los ultras del Lens ha provocado que la policía haya tenido que intervenir y suspender de facto el encuentro durante unos minutos. Lo del Lens-Lille hoy no es la primera suspensión que se produce esta temporada por culpa de los ultras. En el Niza-Marsella disputado el 22 de agosto, los ultras del conjunto local asaltaron el campo para pegar a Payet, que había reenviado una botella a la zona de los ultras tras ser golpeado en su espalda antes de botar un córner, provocando la suspensión inmediata del partido, que se jugará el 27 de octubre en campo neutral.