BARCELONA

Balde, un plan a fuego lento

El Barça ha esperado durante años y ha prescindido de Cucurella, Miranda o Júnior para hacerle sitio al lateral de origen guineano y dominicano que llegó con ocho años al Barça.

0
Balde, un plan a fuego lento
ALBERT GEA REUTERS

Aunque su debut en LaLiga pueda llegar de un modo abrupto por la lesión de Jordi Alba, el plan con Alejandro Balde (18-10-2003) se ha cocido a fuego lento. El Barça cree hace años que Balde es el futuro y por eso ha ido aclarándole el panorama en las últimas temporadas para que pueda llegar. Los últimos laterales izquierdos que han jugado en el Barça, uno comprado (Júnior) y dos canteranos (Cucurella y Miranda) ya no pertenecen al club azulgrana. Los casos son distintos y es obvio que el hoy jugador del Leeds no funcionó. Pero Balde ha formado parte del plan del futuro del lateral izquierdo desde el principio y, cuando llegaron las dudas con Cucurella y Miranda, su nombre siempre salió como joven talento que estaba en la recámara.

Criado en el distrito de Sant Martí, Balde llegó con apenas ocho años al Barça después de empezar en la escuela de Sant Gabriel con seis años y pasar por el Espanyol con siete, donde actuó como delantero. Desde que es benjamín, pues, juega en el Barça. Aunque aún debe mejorar mucho sus conceptos de juego, Balde siempre ha sido conocido en La Masia por ser un avión en la banda. Como Ansu, Balde tiene orígenes guineanos. Su padre, Saliu, es de Bissau. Su madre es dominicana. Una mezcla explosiva. Un mestizaje de ritmos africanos y caribeños que lo convierten en un futbolista con unas cualidades físicas envidiables.

El futuro de Balde en el Barça tuvo un momento crítico este verano, cuando el club decidió que no empezase la pretemporada con el primer equipo hasta que no renovase. Se temió por un nuevo caso Ilaix, pero este se solucionó. El lateral barcelonés se hizo la foto con Joan Laporta y amplió su contrato hasta 2024, cláusula de 500 millones de euros. Aunque ha jugado con el filial durante el parón, Balde está 'obligado' a dar sus primeros pasos con el primer equipo. Y, después del debate entre veteranos y jóvenes tras la caída ante el Bayern, nadie duda de que, con Alba lesionado, ha llegado el momento de Alejandro Balde.