RAYO VALLECANO

La 'Falcaomanía' inunda Vallecas

Más de 2.500 aficionados acompañaron al Tigre en su presentación como jugador del Rayo. "Mario Suárez me transmitió lo que era el sentimiento rayista", reconoció.

0
Falcao, presentado por el Rayo Vallecano

Ilusión. Esa es la palabra que mejor resume el estado de la afición del Rayo desde que se conociera el fichaje de Radamel Falcao hace poco más de dos semanas. Desde entonces, su nombre ha estado en boca de todos y cada noticia sobre el delantero acrecentaba esas ganas de verle vistiendo la Franja. Este jueves, por fin, se ha hecho realidad ante la mirada de los más de 2.500 aficionados que acudieron a su presentación en Vallecas. Un estadio deseoso de rugir de nuevo con su 'tigre' sobre la cancha.

Este 16 de septiembre no era un día más. Las calles aledañas al campo tenían más bullicio de lo habitual. A las 19:00 se abrieron las puertas para que pudieran entrar los hinchas, pero la cola ya era kilométrica dos horas antes. Su origen estaba frente a la tienda oficial, donde lucía en el escaparate la camiseta de Falcao con su '3' a la espalda. Más luminosa que cualquier neón. Su precio (serigrafiada) es de 80 euros y su consecución, el tesoro de esta 21-22.

Algunas caras conocidas se agolpaban a las puertas. Aficionados de siempre, ilusionados como nunca. Los más antiguos comparan su llegada con la de otras estrellas como Fernando Morena (79-80, hizo 21 goles en Primera) o Hugo Sánchez (93-94, 16). Y también irrumpieron muchos nuevos devotos de la Franja, venidos de todos los lugares del planeta, aunque especialmente de Colombia. Los compatriotas del delantero, residentes en Madrid, no se quisieron perder la cita y apoyaron a su ídolo con banderas de su país.

También la grada albergó quejas y cánticos contra el presidente, Raúl Martín Presa, por el lío de las localidades del partido contra el Getafe. "Un problema informático en el sistema de emisión de entradas", como argumentó el club, retrasó la venta de las localidades durante horas. De hecho, la fila en las taquillas llegó a ser igual de larga que la correspondiente a la presentación, con la correspondiente indignación de la hinchada vallecana.

La fiesta arrancó cuando Falcao pisó el césped, unos 50 minutos más tarde de lo previsto inicialmente. Y es que la presentación no comenzó hasta que todo el público entró al recinto. "Muchas gracias por recibirme, si Dios lo permite espero marcar muchos goles", dijo el internacional colombiano, nada más salir al terreno de juego.

Cientos de aficionados hicieron cola en Vallecas para ver a Falcao.

Un dorsal muy especial para el Tigre

Los pitos contra el presidente hicieron que el jugador tomase la palabra. "Quiero agradecerle traerme y también a todas las personas que hicieron esto posible. Mario Suárez me transmitió lo que era el sentimiento rayista y quise venir", afirmó el delantero entre cánticos de 'Falcao sí, Presa no'. Los silbidos volvieron a atronar cuando el máximo mandatario se dirigió a los asistentes: "Vamos a poder disfrutar de uno de los mejores rematadores de la historia del fútbol y de los últimos años. Es un día feliz. Estamos contentos por la camiseta que vas a vestir y el número que vas a llevar. Ese '3' tiene mucho significado".

El mismo delantero lo explicó. Ese '3' era por Radamel García, su padre y mentor, fallecido en 2019. "Es un homenaje a mi papá. Él me transmitió la pasión por este deporte y jugó con ese número. Qué mejor recuerdo ahora que no está con nosotros", confesó emocionado. Después, la estrella franjirroja lanzó once balones firmados mientras la parroquia vallecana aclamaba a su nuevo futbolista, que posó junto a su familia. Todos vistiendo la Franja.