DEPORTIVO

Víctor García: "Es una felicidad volver, estoy donde quiero estar"

El extremo valenciano está encantado por su regreso al Deportivo. Habla con AS de los cambios que se ha encontrado en el club, sus ganas de estrenarse en Riazor...

0
Víctor García posa para el Diario AS con el escudo del Deportivo
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Víctor García (Valencia, 1997) ha llegado al Deportivo después de pasar por el Fabril, pero no por el camino habitual que recorren los futbolistas desde un filial al primer equipo. En este caso, ha sido el club blanquiazul el que, en su caída imparable, ha reclutado al extremo, que da un paso atrás para tomar impulso después de su estreno en el fútbol profesional. Está preparado para el reto y feliz de volver A Coruña porque "estoy donde quiero estar".

¿Cómo está siendo el regreso a A Coruña?

Para mí está siendo todo muy fácil. Conocía el club, la ciudad... he tenido algunos compañeros que me han ayudado y es todo sencillo así. Estoy muy contento, es lo que quería, estoy donde quiero estar y para mí es una sensación de felicidad volver.

Se han juntado además tres excompañeros en el Sabadell...

Yo tenía contrato (con el Valladolid) y al final las conversaciones entre clubs no se dan de un día para otro. Pero desde que el Depor se pone en contacto conmigo, tanto Ian (Mackay) como Jaime me iban contando. Yo también intenté ayudar a Jaime cuando llegó para recomendarle zonas para vivir, contar cómo era el club... ha sido todavía más fácil teniendo excompañeros como ellos y también como Valín y Gandoy, con los que ya había coincidido.

Imagino que Mackay ya tenía un papel importante allí por su condición de veterano, pero aquí, con la capitanía y siendo de A Coruña ¿le nota que tiene un rol todavía más importante?

El año pasado era un jugador clave para nosotros. Las cualidades que tiene como portero todo el mundo las ve. Pero yo me quedo más con la persona. Esa humildad que tiene para intentar ayudar a todos, sobre todo a los más jóvenes. Nada más llegar a Sabadell me estuvo ayudando con el piso sin conocerme de nada. Me quedo con esos detalles. Como portero salta a la vista, no voy a descubrirlo yo. Aunque sí destacaría esa capacidad de concentración. Siempre responde, da igual el momento en el que le lleguen. Eso para un equipo es un valor seguro.

¿Se ha encontrado muchos cambios en el día a día del Depor?

Lógicamente, cuando cambias de categoría hay cambios a todos los niveles. Pero creo que la esencia del club, esa afición que hay detrás, ese escudo... están intactos. La ilusión máxima en la gente es de admirar. Y no es nada fácil para gente que ha visto al Depor en Primera tener que verlo ahora en esta categoría. Pero con esa humildad hay que trabajar en el día a día para que los cambios vuelvan a darse, esta vez a la inversa, y volver a ser el Depor de hace unos años.

El inicio para lograrlo ha sido inmejorable ¿se esperaban algo así?

De esta categoría no te puedes esperar nunca nada. Es una categoría complicada, sobre todo fuera de casa. Y con estas dos victorias el equipo se ha reforzado. Podía haber esa duda fuera de casa por las diferencias que hay con jugar en Riazor. Pero el equipo ha estado sólido, con la portería a cero y con claridad para hacer gol. Son los pasos que hay que seguir. Con prudencia, porque seguro que vendrán malas rachas, pero también aprovechando los momentos y este es uno bueno.

Lo que sí sorprende es la capacidad del equipo para mostrar diferentes caras durante los partidos sin desajustarse...

Y no creo que sea fácil conseguirlo, pero es el camino. Trabajar en el día a día. El míster es muy meticuloso tácticamente y nos lo hace saber. Todos intentamos tener la mayor predisposición. Los que participan y los que no. Es la clave. La unión del trabajo, seriedad en el día a día para que luego en el fin de semana esos cambios se proyecten rápido.

Empezando por usted, que ya ha jugado de extremo y de lateral.

Estoy cómodo con eso. El año pasado jugaba de carrilero, que es algo intermedio. Pero ya lo digo siempre, vengo para sumar. Si el míster ve que tengo condiciones y capacidad para jugar en una posición, intentaré adaptarme y ayudar. Es una posición nueva, pero creo que con partidos y con confianza me dará mucho.

Es curioso que lleve ya tres partidos con el Depor en sus dos etapas y todavía no se haya estrenado en Riazor...

En el primer partido contra el Celta B apenas llevaba unos días y tuve la suerte de calentar, aunque no debuté. Es algo que va a llegar, lo tengo en mi mente y tengo ganas, pero tengo paciencia porque va a llegar.

Y mejor todavía si es con el estadio abarrotado...

Ahí se ve lo que es la afición del Depor, fiel y que va con todo. Será una de las claves esa comunión. Es un pasada ver el ambiente. Ante el Celta B estaba en el banquillo y por momentos te distraes con lo que está pasando en la grada, viendo a la gente gritando... y eso que el resultado era abultado, pero ahí estaban enganchados al partido. Si fuera por ellos habríamos estado jugando otros 45 minutos.