REAL MADRID

Francia 'crea' un problema

Benzema ha superado o rozado los 4.000 minutos con el Real Madrid las tres últimas temporadas, pero ahora no tendrá los parones de selecciones para descansar...

Madrid
0

El regreso de Benzema con la selección francesa supone una enorme felicidad para el jugador, que llevaba años persiguiéndolo, pero un problema para el Real Madrid. Desde que Cristiano abandonó el Bernabéu en el verano de 2018, Karim se ha convertido en la referencia ofensiva del equipo. Ahora la responsabilidad goleadora depende de él.

Sin recambio fiable en el puesto de 'nueve' en las últimas temporadas, Benzema lo juega casi todo desde que se fue Cristiano. En esa regularidad había un secreto: utilizaba los parones de selecciones para descansar. Así, en el curso 2018-19 superó los 4.000 minutos (4.305’ en 53 partidos) y en los dos siguientes los rozó: 3.981’ en 48 encuentros en la 2019-20 y 3.884’ en 46 duelos en la 2020-21.

Antes de la Eurocopa, Deschamps cedió y volvió a convocar al madridista. Eso supuso un gran alivio para el jugador, que no quería retirarse sin volver a defender la camiseta de su país, justo ahora que siente que está en el mejor momento de su carrera deportiva. El último parón de selecciones lo cerró con una exhibición ante Finlandia, pero también con un partido ante Ucrania en el que fue suplente y sólo disputó 26 minutos por unas molestias musculares.

Ese contratiempo muscular es un aviso: Benzema necesita descanso. Con 33 años, no puede seguir rozando los 4.000 minutos por curso en el Madrid si además hay que añadirle los que juega con Francia, porque en su selección es indiscutible y rara vez va a tener un respiro. Ancelotti se ve obligado a rotarle, una preocupación con la que no había contado el equipo blanco en las últimas temporadas.

El problema es que su sustituto, Jovic, está muy lejos del nivel que se esperaba cuando el Madrid desembolsó 60 millones de euros hace dos veranos. En el parón comenzó bien con un gol en un amistoso contra Qatar, pero luego fue suplente en los dos partidos oficiales. Recuperar la mejor versión del serbio es la única esperanza que tiene Ancelotti para rotar a Benzema. Eso o jugar con un falso delantero (Rodrygo, Hazard, Bale…), porque el técnico ha dejado claro que no cuenta con Mariano.

La incógnita sobre el plan de Carletto se empezará a resolver este domingo contra el Celta, puesto que Benzema llega con las piernas cargadas después de tres partidos con su selección. Con la Champions a la vuelta de la esquina (el Madrid juega el miércoles en San Siro contra el Inter), sería un riesgo que Karim sea titular en ambos partidos…