INTERCITY-HÉRCULES

El derbi en casa de los Poveda

Víctor juega en el Intercity y Óscar, su hermano gemelo, en el Hércules. El domingo vivirán su gran partido.

0
El derbi en casa de los Poveda
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Dos minutos de diferencia les separan. Víctor es el mayor de los Poveda. Óscar, su gemelo, tardó 120 segundos más en nacer. Desde entonces, no se han distanciado. Ese vínculo, según cuentan ellos mismos, es eterno. Esa estrecha relación les hace vivir las alegrías y las decepciones multiplicadas por dos. Para colmo, les une la misma pasión: el fútbol.

Victor y Óscar (Ibi, 2000) son los gemelos del derbi. Dos chicos que empezaron a dar sus primeras patadas por las calles de su Ibi natal para luego recalar en el equipo del pueblo, el mítico Rayo Ibense. Un día decidieron probar fortuna en el Hércules y en la cantera se pasaron cinco años. Su corazón se tiñó de azul y blanco, pero el Valencia llamó a su puerta. Tuvieron otras ofertas, pero en Paterna les garantizaban estar juntos. Y eso para los Poveda es sagrado.

Después de tres temporadas en el Valencia, con altibajos, Víctor se fue al Real Valladolid. Óscar puso rumbo al Guijuelo para terminar cedido en el Santa Marta. Era la primera vez que se separaban desde hacía mucho tiempo, pero el destino les volvió a unir. Y así lo ha hecho en los últimos cuatro años. Los Poveda se han visto las caras últimamente, pero lo del domingo será distinto.

Víctor y Óscar posan para AS. Son los gemelos del derbi.

"Nunca te acostumbras a enfrentarte a tu hermano. La temporada pasada lo tuve delante, en la misma banda, en el Intercity-Hércules B y fue muy extraño. Se sufre mucho. Lo hacemos el uno por el otro. Somos muy exigentes y eso ha provocado alguna discusión, pero nos llevamos muy bien", afirman los gemelos a AS.

Víctor y Óscar se preparan para vivir su derbi más especial. Los dos sueñan con jugar el domingo, aunque son conscientes de que está complicado. Víctor tiene más opciones de hacerlo en el Intercity, mientras que Óscar se ha ganado a pulso la confianza de Sergio Mora durante este verano. El pasado sábado fue convocado ante el Recreativo Granada y se quedó a las puertas del debut. Con varios jugadores recuperados del primer equipo, su presencia en la convocatoria se antoja más que complicada.

Pero Óscar no pierde la fe. Sabe que algún día le llegará la oportunidad y su hermano estará ahí para disfrutarlo. "Por supuesto que lo firmaría para el Intercity. Estoy seguro de que algún día volveremos a jugar en el mismo equipo. Mira lo que es el destino, que ha querido que el primer derbi de la historia entre el Hércules y el Intercity nos enfrente otra vez", afirma Víctor.

La semana en casa de los Poveda está siendo distinta, morbosa. Su padre fue jugador de baloncesto e intentó inculcarle a los niños su pasión. Pero la pelota que le gustaba a Óscar y Victor era otra. La mentalidad de deportista de su padre les ha permitido afrontar con tranquilidad su crecimiento. "Seguro que mis padres son imparciales el domingo, aunque si alguno juega igual se decantan por el equipo en el que tenga minutos su hijo", afirman los dos hermanos, quienes tienen la cabeza muy bien amueblada porque su madre también entiende mucho de "psicología".

Víctor está intentando ganarse la confianza de Siviero tras recalar en el Intercity el curso pasado. El 'mayor' de los Poveda juega de lateral izquierdo, mientras que el 'pequeño' es mediocentro. Físicamente, se parecen mucho. Hasta en el carácter, tranquilos y pacíficos, parecen dos calcomanías. En el fútbol, los dos tienen talento. Son los gemelos de Ibi, los hermanos del derbi.