REAL MADRID

Asensio sonríe con Ancelotti

Al balear le gusta el rol que el italiano le ha pedido. Le permite jugar más centrado y entrar mucho en juego, algo que siempre ha reclamado.

Madrid
0

Carlo Ancelotti y Marco Asensio se entienden. Uno de los objetivos que se puso el entrenador italiano cuando aterrizó es recuperar la mejor versión del balear, que afronta una temporada decisiva después de superar definitivamente la grave lesión de rodilla. El técnico le transmitió su confianza antes de que se marchase a los Juegos Olímpicos y, al regresar, habló mucho con él sobre el rol que pretende que tenga en la plantilla.

La función que Carletto quiere de Marco gusta mucho al jugador. Pretende reconvertirle de una forma similar a la que hizo (con éxito) con Di María en su primera etapa. Retrasarle unos metros, quitarle la obligación de estar pegado a una de las bandas y que entre mucho más en juego. Esa función encaja a la perfección con algo que reclamaba el balear. Siempre ha sido extremo, pero con libertad para asociarse, aparecer por dentro, dar el último pase y buscar zonas de disparo. Se siente demasiado encorsetado cuando le exigen estar pegado a la banda, especialmente cuando juega en la izquierda. Por eso, el rol de Ancelotti encaja con su intención de tener una función en la que participe más del juego.

El italiano es un especialista en sacar la mejor versión de los futbolistas de talento, como ha demostrado en el Madrid con otros como James o Isco. Le gusta darles rienda suelta para que desarrollen su talento y ellos suelen responder con compromiso defensivo, algo que Carletto pide a cambio.

Eso lo ha entendido a la perfección Asensio, que aunque aún no ha sido titular este curso ha dejado buenos minutos como interior, especialmente en el último partido ante el Betis. Cortó varios balones que terminaron en jugadas de peligro, exhibió zancada, rozó el gol y estuvo muy comprometido cuando los andaluces apretaron en el tramo final.

En el club ilusiona el feeling entre técnico y jugador, porque son conscientes del potencial del balear y también de su compromiso, puesto que el pasado verano volvió a rechazar ofertas importantes para salir (algo que ocurre en cada mercado). Sólo quiere triunfar de blanco y en el Madrid confían en que de la mano de Ancelotti se vea esa versión de Asensio que deslumbró al mundo en sus primeros años en el Bernabéu.