LEVANTE

Melero: "Somos uno de los equipos más divertidos de ver"

El centrocampista del Levante atendió a AS y analizó el principio de Liga y todo lo que sucedió el curso pasado tras la semifinal de Copa del Rey.

0
Gonzalo Melero.
Alberto Iranzo.

¿Cómo valora el inicio de Liga del Levante?

Tenemos que mantener la calma. Los dos primeros partidos podíamos haberlos ganado perfectamente. Tuvimos ocasiones para ponernos en mayor ventaja a falta de pocos minutos. No supimos cerrarlo y nos empataron. Contra la Real Sociedad, es verdad que el equipo no estuvo tan bien, se sufrió más, nos costó tener ocasiones… Pero se han visto muchas cosas buenas y aunque sólo tenemos dos puntos, la plantilla está tranquila y tenemos muchas ilusiones puestas en esta temporada.

¿Qué esperan de esta temporada?

El objetivo principal es conseguir la permanencia, es primordial para el club. Sabemos que si estamos todos a buen nivel somos capaces de meternos entre los diez primeros. Y otro objetivo es ser regulares. El año pasado hicimos partidos muy buenos, luego tuvimos una época mala… Y este fue unos de nuestros déficits.

¿Cómo ve LaLiga?

Va a ser una de las Ligas más igualadas. Los equipos de arriba han perdido algo de potencial menos el Atleti que se ha reforzado muy bien. Va a ser una vuelta a lo de hace unos años cuando Madrid, Barça y Atleti se dejaban más puntos contra cualquier equipo. Creo que no van a conseguir tantos puntos ni va a haber tanta diferencia. Creo que los de arriba van a sufrir más y va a haber una Liga mucho más abierta.

¿Y por abajo?

Hay ocho o diez equipos cuyo objetivo es la permanencia. Muchos equipos no miran más allá porque sabemos la dificultad de la categoría. No me voy a mojar con ningún equipo pero mirándonos a nosotros mismos, yo veo al equipo por encima de ese grupo de equipos. Eso sí, hay que demostrarlo semana tras semana.

¿Mantener el bloque puede ser uno de los puntos fuertes?

Sí, es uno de los puntos fuertes de los últimos años, desde que se subió a Primera. Somos casi el mismo bloque, estamos adaptándonos la gente que viene llegando. Hay un núcleo muy bueno y tenemos que alcanzar una realidad que nos permita competir cada partido y conseguir puntos que no se deben escapar.

Uno de los déficits en las últimas temporadas son los goles encajados que tiene el equipo. ¿Cómo tratan de mejorar esta carencia?

Todos somos conscientes de cómo juega el equipo y la manera que tiene de proponer. Esto nos hace encajar más goles que los equipos de la zona baja. Proponemos otro estilo de fútbol. Nos encantaría seguir marcando tantos goles y encajar menos. Eso sería buena señal. Hay que mejorar matices, aún así recibiremos más goles pero hay que intentar mejorar el equilibrio.

¿Cree que el Levante es uno de los equipos más divertidos de ver?

Sí, además me lo dice mucha gente. En los partidos del Levante siempre hay goles. Somos uno de los equipos más divertidos de ver. Proponemos un fútbol muy vertical y de ataque y aunque recibes más goles, este es el fútbol que más gusta al espectador neutral.

¿Les perjudica tener la etiqueta de ‘matagigantes’?

Por eso hablaba antes de regularidad. Cuando juegas contra estos rivales parece que el equipo está más mentalizado que en otros partidos. Sabemos que somos capaces de ganar a cualquiera y en cualquier estadio porque lo hemos hecho. Pero al final hay muchos partidos en los que el equipo debe ser superior y al final no lo es. Tenemos que centrarnos este año en ser regular, sobre todo en los partidos de casa. No siempre vas a poder ganar al Madrid, al Barça y al Atleti. Debemos saber cerrar los partidos en los que somos favoritos. Porque hay más puntos en juego contra esos equipos que contra los tres de arriba.

¿Qué año espera en el plano individual?

Es cierto que hice mi mejor temporada y este año me gustaría seguir la línea. Di un paso adelante en cuanto a confianza y en cuanto a importancia en el equipo. Es verdad que hubo muchas bajas que me ayudaron a coger esta responsabilidad. No me gustaría bajar. Me siento importante y mis compañeros también lo ven así. Esto, poco a poco, se va reflejando en el campo. Espero, como mínimo, estar a la altura del año pasado.

La competencia en el centro del campo es grandísima…

Sí, es cierto. En el equipo puede jugar cualquiera. La temporada es larga y hay estados de forma que van cambiando. Hay compañeros que aprietan cuando no juegan y eso viene bien para el equipo. Esto ayuda a que la gente esté al 100% y viene bien para el rendimiento del equipo.

¿Cómo vivió el curso pasado el momento de quedarse fuera de la vuelta de la semifinal de Copa por lesión?

Fue un momento muy duro. Cuando me lesioné no sabía si iba a llegar a la vuelta porque aún quedaba un mes. Estaba viviendo un buen momento y era el momento más importante de mi carrera. Al final estuve dos meses y medio parado y fueron momentos duros. Al final las cosas vienen como vienen y tampoco me gusta mirar atrás. Espero en el futuro poder jugar partidos como ese o más importantes.

¿Por qué se desinfla el equipo tras esa eliminación de Copa?

Yo lo viví desde fuera y fue un un palo anímico muy duro. El equipo estaba consiguiendo victorias importantes en Liga y ante el reto de la Copa. Fue un golpe duro y en Liga teníamos ese margen. Sin darnos cuenta, eso afecta. Recuerdo el partido después de perder la semifinal, en Anoeta, que el equipo no era capaz ni de salir del medio campo. Llevábamos una carga emocional tan grande, que cuando despertamos costó volver a empezar. Al final la temporada se salvó aunque podía haber sido más bonita.