ALMERÍA

Del parqué al verde

Adriana Díaz fue capitana del CB Almería en Liga Femenina-2 de baloncesto y ahora quiere ser profeta en su tierra con el balón en los pies en la UDA.

0
Del parqué al verde
Carlos Barba

A Usain Bolt, uno de los mejores atletas de todos los tiempos, le picó el gusanillo del fútbol y llegó a ejercitarse hace tres años con el Borussia de Dortmund. Sin embargo, triunfar en diferentes deportes está al alcance de muy pocos, máxime si es en el equipo representativo de la misma ciudad. Eso busca Adriana Díaz Gómez (1990, Gádor, Almería). Después de portar el brazalete de capitana del CB Almería en Liga Femenina-2 (la segunda máxima categoría nacional) ahora busca ser protagonista en el equipo femenino de la UDA, que comienza este domingo la nueva temporada en Primera División Nacional Femenina recibiendo en el Estadio de la Juventud al Olympia Las Rozas.

La almeriense quiere cerrar el círculo de su aventura con el deporte consiguiendo un nuevo ascenso, esta vez con el equipo de fútbol del Almería. Cuando se creó hace tres años probó fortuna, pero ha sido ahora cuando ha dado el paso definitivo. "Cuando vi que iban a sacar el equipo me apunté a la captación. Me dijeron que contaban conmigo e incluso jugué un partido de pretemporada en Águilas, como el otro día. Me destinaron a Estepona y vi enviable jugar porque son 250 kilómetros", explica Adriana Díaz a 'AS' en una charla reposada que se echa de menos en el balompié masculino. Graduada en Empresariales y ADE, ahora ha regresado a su ciudad para trabajar y ha vuelto a tocar a las puertas de la UDA.

Su caso no es el de la típica niña que juega al fútbol desde bien pequeña y va creciendo hasta llegar al fútbol semiprofesional. Adriana le daba a todos los deportes y es ahora con 30 años cuando le ha llegado una de sus mejores oportunidades. "Desde pequeña he practicado todos los deportes, pero tenía una espina con el fútbol. Cuando era muy pequeña jugaba en el Gádor con un equipo de niños, pero cuando ya la Federación obligó a separar chicos y chicas, me tuve que ir a baloncesto porque no existían las opciones que hay en la actualidad", explica la mediocentro, que sigue practicando otras modalidades deportivas, como pádel, aunque fue en el parqué donde más tiempo pasó intentando encestar: con doce años fichó por Unicaja, pasando al CB Almería en sénior. "Me habría encantado que el auge del fútbol femenino hubiese ocurrido hace quince años, cuando me decidí por el baloncesto. Mi deporte de verdad es el fútbol, siempre me ha gustado más y creo que tengo más talento en fútbol que en baloncesto, aunque mucho de lo que consigo es por trabajo, más que por talento", prosigue.

No han sido pocas las visitas de Pep Guardiola a partidos de balonmano al considerar que es muy enriquecedor trasladar diferentes conceptos de un deporte a otro, incluso en relación a la táctica. En eso Adriana tiene un máster. "A nivel de competitividad, actitud, compromiso, trabajo de equipo, sacrificio por el resto de compañeros... En el parqué me lo han trasladado muy bien y ahora quiero llevarlo al terreno de juego de fútbol. Y luego el orden táctico es mayor en baloncesto. Eso me servirá en la nueva aventura porque tengo la cabeza trabajada en ese aspecto", asevera, haciendo referencia también al ambiente, al ser diferente en el parqué que en el verde. "El del fútbol me causaba algo de rechazo", reconoce.

En noviembre de 2017 se vio obligada a dejar el CB Almería en uno de los mejores momentos del club almeriense, después del ascenso a la segunda categoría nacional. Recibió una llamada de una bolsa de trabajo y se marchó rápido a Cádiz. Allí no encontró equipo de baloncesto y probó suerte en el Sanluqueño, donde estuvo dos temporadas. Retomaba así el fútbol, deporte que ya había practicado de niña jugando en ocasiones con el Gádor y Benahadux en modalidad mixta. Tras probar también en el Marbella, el pasado ejercicio vistió la camiseta del Esteponense, materializando 18 goles en 25 partidos. Ahora busca otra buena temporada, esta vez con el equipo de su ciudad. Aunque su mayor triunfo será disfrutar de un deporte que empezó a amar de niña, pero con el que nunca llegó a encontrarse del todo.