BARCELONA

Ansu Fati tiene un plan

El delantero complementa los entrenamientos con el grupo con trabajo de readaptación con un fisio para acelerar su recuperación y coger cuanto antes el tono físico.

0

Ansu Fati no estará ante el Sevilla ni tampoco ante el Bayern. Dos citas importantísimas para el equipo, pero donde el flamante 10 del Barça aún estará ausente. Una decisión que han tomado Ronald Koeman tras escuchar a todas las partes, incluso al propio jugador, que lleva ya dos semanas ejercitándose con el grupo. Sin embargo, tanto los servicios médicos, como los preparadores físicos y los técnicos han decidido que toda precaución es poca en su caso y que más vale demorar su regreso una semana a arrepentirse toda la vida por una exceso de precipitación.

De hecho, Fati está multiplicándose estos días en su afán para estar disponible lo antes posible y hacerlo en un estado óptimo. A las sesiones de trabajo con el grupo hay que sumar las tandas de readaptación con el fisioterapeuta, Xavi Elain, que tiene todas las tardes en la Ciutat Esportiva. De hecho, ha modificado las sesiones este jueves y viernes, pasándolas a la mañana, al tener el equipo fiesta hasta el lunes. En principio, este fin de semana el jugador descansará para regresar el lunes por la mañana a la Ciutat Esportiva donde le espera una nueva sesión de fisioterapia antes del entrenamiento vespertino con el grupo.

El objetivo de tantas horas de entrenamiento y trabajo especÍfico es que llegue dentro de quince días a un estado óptimo. Descartados ya los partidos ante el Sevilla y el Bayern, todas las miradas están fijadas en el partido ante el Granada del 19 de septiembre en el Camp Nou. se considera el escenario y el rival como idóneo para que el joven delantero sume los primeros minutos de la temporada.

En cualquier caso, con Fati nadie quiere asumir ningún riesgo, y sólo se le dará el alta médica cuando se considere que puede entrar en la lista y ayudar al equipo. El recuerdo de las cuatro operaciones, las recaídas y los diez meses de baja están todavía en el disco duro de los responsables del club, por lo que la prioridad es que Fati esté de vuelta cuando todos los condicionantes lo permitan.

Si finalmente se confirma el regreso de Fati para el partido ante el Granada será sin duda un día memorable para todo el barcelonismo y muy especialmente para su padre, Bori, que seguramente tendrá que comprar en la tienda del Camp Nou una nueva hornada de camisetas con el nombre de su hijo y el dorsal 10 en la espalda para recordar este momento histórico.