SUPERLIGA

Haaland, argumento de la FIFA para el Mundial cada dos años

El organismo del fútbol mundial busca el apoyo de los jugadores para su proyecto de celebrar el Mundial cada dos años y ha puesto el ejemplo del delantero noruego.

0

La FIFA busca el apoyo de los jugadores para su proyecto de celebrar el Mundial cada dos años. La idea ya avanza con el apoyo de las federaciones miembro y la promesa de un relevo entre los continentes como sede. Para los deportistas, la propuesta se centra en la idea de que varios profesionales pierden la oportunidad de competir en los Mundiales en la cúspide de sus carreras, con el paréntesis actual de cuatro años.

La directiva de la FIFA quiere crear una comisión con jugadores y exjugadores que viajan por el mundo defendiendo la idea, con Cafú, como embajador del Mundial 2022 en Qatar, Yaya Touré, Javier Mascherano. Pero es que, además, de manera informal FIFA ha utilizado como ejemplo al fenómeno noruego Erling Haaland. Si el delantero del Dortmund no va al Mundial de Qatar con Noruega (su clasificación está muy complicada), sólo tendrá la oportunidad de volver a jugar un Mundial en 2026, cuando cumplirá 26 años.

Wenger

El director del desarrollo deportivo de la FIFA, Arsène Wenger, critica la Superliga, que a su juicio tiene un problema de concepción ya que no se basa en la calidad de la competición, sino en el prestigio de los clubes, que no es lo mismo.

En una entrevista publicada este viernes por L'Équipe, el antiguo entrenador francés defiende el proyecto de la FIFA de celebrar un Mundial cada dos años y campeonatos continentales también cada dos años, y lo contrapone al de la Superliga. "La Superliga -explica- tenía la mayor desventaja que puede existir: no se basaba en la calidad deportiva. Se basaba en el prestigio de los clubes, no en los resultados".

Wenger niega que la presencia solo de los grandes clubes hubiera desembocado en más calidad deportiva en la competición, y afirma que ahí está la prueba de que fallan los cimientos de esa idea.

Para justificarlo, recuerda que los grandes equipos también a veces quedan relegados y "matar eso es matar la esencia misma de la competición".

Añade que hay un estudio sobre los aficionados que viene a concluir que son los de los pequeños clubes los más motivados y más solidarios entre ellos "porque sufren con más frecuencia juntos".