REAL MADRID

El 'caso Ronaldo' da esperanzas al Madrid con Mbappé

El fichaje del delantero francés recuerda al del brasileño en el año 2002. La llegada de Ramos y Bale también recuerdan a este caso.

Madrid
0

Lo sucedido con Kylian Mbappé (22 años) hace retroceder en el tiempo en el fichaje de otro galáctico por el Real Madrid. Sucedió el 31 de agosto de 2002: ese día, el conjunto blanco se aseguraba la llegada de Ronaldo Nazario, campeón del mundo con la selección brasileña ese mismo año y tercer galáctico que aterrizaba en el Santiago Bernabéu para deleite de los aficionados blancos. Su fichaje se asemeja con el del francés en la lucha de Madrid por hacerse con el jugador brasileño. Entonces, los blancos peleaban por cerrar su llegada, mientras que el Inter intentaba evitar su salida. A estos dos protagonistas se unió un tercer actor, el Barcelona, aunque su principal misión era torpedear la llegada del delantero a las filas blancas.

La negociación arrancó tras el Mundial de Corea y Japón. Brasil se había proclamado campeón del mundo con un Ronaldo estelar que había olvidado las dos graves lesiones que habían lastrado su trayectoria en el calcio. Ronaldo esgrimía su mala relación con el técnico argentino Héctor Cúper como principal argumento. Explicaba que era tremendamente defensivo y que no sabía explotar todas sus cualidades y virtudes. Ambos equipos empezaron la negociación antes de que el Barcelona apareciera reclamando cláusulas del traspaso del brasileño en 1997: su intención era dinamitar la operación. Tras un mes de tiras y aflojas (el conjunto blanco llegó a emitir un comunicado en el que zanjaba la operación una semana antes de producirse el fichaje), el último día de negociaciones resultó de una tensión insólita.

A las 10 de la mañana del 31 de agosto se empezó a filtrar un acuerdo que satisfacía a las tres partes: el Madrid pagaba 35 millones, más otros 10 en jugadores (o en metálico) pagaderos en años sucesivos (la jugada incluía a Morientes -traspasado por los blancos al Inter, que vendería al Barcelona por unos 25 millones-, más otro jugador a elegir entre Flavio y Munitis, que el Inter elegiría antes de diciembre, donde llegaría en el mercado invernal). Dos horas más tarde, Ronaldo llegaba a la sede del Inter para despedirse de directivos y compañeros. Pero todo se torcería en torno a las 14:00 horas. El Barcelona comenzó a minusvalorar a Morientes: empezaron a bajar su tasación hasta unos 18 millones. A eso se unía que el Inter no lograba cerrar el fichaje de Crespo como relevo del brasileño. Todo parecía perdido... hasta las 11 de la noche.

A esa hora, el Barcelona se retiró de la puja por fichar a Morientes. Sus compañeros, que se habían proclamado campeones de la Supercopa al derrotar al Feyenoord, se negaban a la marcha del ariete, lo que dejaba en el aire la operación. Una llamada de Florentino Pérez a Moratti, su homónimo en el Inter, desencalló el fichaje: el Madrid pagaba 35 millones más otros 10 en diciembre, Morientes se quedaría una campaña más de blanco y Ronaldo vestiría de blanco...

Pero Ronaldo no sería el único jugador que llegaría en el tramo final del mercado de fichajes. Sin ir más lejos, Sergio Ramos, actual jugador del PSG, llegó al conjunto blanco el último día del mercado de 2005. Entonces se explicó que el conjunto blanco había depositado la cláusula de rescisión de contrato para firmar por los madridistas. Posteriormente se supo que fue un pacto entre los dos presidentes. También Gareth Bale llegó el último día de mercado. El extremo galés procedía del Tottenham, al que el Madrid pagó algo más de 100 millones de euros por su traspaso. Hoy podría haber otro fichaje in extremis de los blancos...