VALENCIA

El paso al frente del Valencia y Marcos André

Los che subieron la puja y por primera vez desde 2019 escucharon al entrenador para pagar por un jugador. André dio un paso al frente cuando la operación parecía que se rompía.

0
El paso al frente del Valencia y Marcos André
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

No fueron semanas fáciles para Marcos André. No han sido ventanas fáciles de traspasos para el Valencia. Uno porque tuvo que tensar la cuerda para poder aterrizar en la capital del Turia tras dos meses de negociaciones. Otros, porque llevaban desde 2019 sin pagar un solo euro por fichar a un futbolista. El fichaje del delantero brasileño no por ser algo normal, evidencia que esta vez el club de Mestalla sí escucha a su entrenador y que el jugador ha hecho todo lo posible por llegar.

El club empezó ofreciendo tres millones y acabó pagando 8,5 por el 90% del futbolista. La operación hubo momentos que parecía rota y que Ronaldo se enrocara en los diez millones anticipaba que, salvo sorpresa de Lim, André no sería valencianista. Pero Lim escuchó a Bordalás en la videoconferencia, que le puso el nombre de André sobre la mesa, y el Valencia dio un paso al frente y llegó a lo que pedía Ronaldo.

Marcos André junto a su representante, Borja Couce.

Ese acuerdo no se podría haber llevado a cabo sin la voluntad del jugador. Después de que el Valladolid rechazara los ocho millones y de que los che se plantaran en no subir la oferta, el agente del jugador, Borja Couce, se desplazó a la capital del Turia y se reunió con la entidad che. Allí la mano derecha de Modric, Reguilón y también Marcos André, se las ingenió para salvar una operación que se encontraba al borde del abismo, proponiendo reducir la ficha de Marcos para que ese dinero fuera en concepto de traspaso, una solución clave.

El Valencia rechazó a otros delanteros más baratos por Marcos André. André rechazó a otros clubes y cobrar menos por el Valencia. Ambas partes han puesto toda la carne en el asador, ahora es momento de que se fructifique en el verde el esfuerzo realizado en los despachos.