REAL MADRID

Un 2022 de rebaja salarial

Cuatro jugadores con sueldo alto acaban contrato el año que viene y liberarían 76 millones de masa salarial. Su salida hará hueco a posibles fichajes.

0
Un 2022 de rebaja salarial

El Real Madrid ha decidido cambiar su política de fichajes de cara a los próximos años. Con la idea de aumentar el ahorro, han optado por encontrar buenas opciones en el mercado de futbolistas que acaban contrato. Alaba es el primero en llegar, pero de cara al curso que viene la dirección deportiva ya ha puesto el ojo en varios objetivos. Pogba, Goretzka o Rudiger podrían llegar gratis (más allá de una prima de fichaje) el verano que viene, por lo que el club blanco ya trabaja en convencerlos. Solo se gastará dinero en ciertas estrellas cuya situación lo requiera como es el caso de Mbappé (que también podría llegar gratis en 2022 si no se cierra su compra este mercado) o Haaland.

Sin embargo, para llevar a cabo esta se debe liberar masa salarial para hacer hueco a los nuevos fichajes. Al venir gratis y haber una gran competencia por hacerse con sus servicios, suelen solicitar un sueldo muy alto, entendiendo que parte del ahorro del club debe corresponderse en este aspecto. Esto no es problema para el Madrid, que ha seguido una política muy acertada en mejora de contratos y salarios en general durante los últimos años, lo que le ha permitido, por ejemplo, ofrecerle a Alaba un sueldo de 11 millones de euros por temporada.

Por si fuera poco, el club blanco verá como tres de sus jugadores mejor pagados acaban contrato el curso que viene. Son Gareth Bale, Marcelo e Isco. Todos ellos parecen destinados a salir en 2022 a pesar de que el club prefería que se marchasen este mismo verano. El galés es todavía una de las fichas más altas de la plantilla: percibe 15 millones netos (30 brutos) por temporada. El brasileño gana ocho millones (16 brutos), mientras que el malagueño, siete (14 brutos). En total, el Madrid se gasta 60 millones de euros entre los tres.

A todos ellos habría que sumarles el caso de Modric, que también finaliza su vinculación con el Madrid pero cuya continuidad es una incógnita ya que, si vuelve a rendir como lo hizo la temporada pasada, el club optaría por renovarlo un año más. En caso de que cualquiera de los dos, club o jugador, decidan separar sus caminos, se liberarían otros 16 millones de euros de masa salarial.

Esta nueva estrategia, nacida de la necesidad de aliviar la tesorería por la crisis económica generada por el coronavirus, apunta a seguir durante los próximos años. El club de Chamartín está inmerso en la gran inversión que supone la remodelación del Bernabéu y, hasta que no se normalice la situación, no se harán locuras. Se espera que con el regreso de la gente a los estadios y la recuperación de contratos comerciales, se pueda volver a salir al mercado con más garantías.