GIRONA

Samu Saiz, una lucha constante contra la irregularidad

El atacante del Girona es, por segundo año consecutivo, el primer goleador del Girona. Michel quiere obtener su mejor versión y que marque diferencias este curso.

0
Samu Saiz, una lucha constante contra la irregularidad
Girona FC

Si hay un jugador en el Girona que, desde que fichó, crea ilusión en las pretemporadas es Samu Saiz. El atacante es, si está en forma y motivado, un jugador capaz de marcar diferencias con facilidad y su inicio de pretemporada permite ser optimista. Vive su tercera temporada en la entidad gerundense y se espera que este sea el año de su explosión. Michel no dudará en darle galones si se los gana y el técnico espera obtener de él su mejor versión.

Samu Saiz, en el pasado amistoso ante el Barcelona, hizo el tanto del Girona (3-1) y se convirtió, por segunda pretemporada seguida, en el primer goleador rojiblanco. Dejó muy buenas sensaciones en el Estadio Johan Cruyff y el 4-3-3 de Michel puede favorecer a su juego. Le permite libertad de movimientos, le quita tareas defensivas y su ‘única’ preocupación es la de crear juego. Su asociación en los primeros minutos con Stuani ilusiona. El jugador no dudó, en ciertos momentos de la temporada pasada, en hacer autocrítica y de ahí que este año, que será su tercero en el Girona, quiera demostrar su calidad. Además, espera quitarse la espina del curso pasado cuando pasó de ser un jugador que tuvo la confianza de Francisco a verse relegado al banquillo y a tener un papel residual durante el playoff de ascenso a Primera.

Michel cuenta con Samu Saiz para ser importante en la plantilla y la dirección deportiva del Girona mantiene su confianza en él. Tiene contrato hasta 2023 y es un futbolista alrededor del cual se puede construir un buen equipo. Tiene experiencia en Primera y en Segunda lleva disputados 129 partidos. Este curso quiere luchar en contra de la irregularidad que le ha perseguido en las últimas campañas y el claro ejemplo está en el año pasado. Disputó 30 partidos de Liga, pero de los últimos diez tan sólo tuvo minutos en cuatro. Y en el playoff de ascenso no apareció hasta el duelo de vuelta de la final contra el Rayo en Montilivi y jugó 45’.