SPORTING

Gallego: "Disfruté mucho jugando pero me apasiona entrenar"

El técnico catalán cumple un año en el Sporting y confiesa su gusto por la fabada, por los paseos por el Muro de San Lorenzo y las visitas a Covadonga.

0
Gallego: "Disfruté mucho jugando pero me apasiona entrenar"

David Gallego ha cumplido un año como entrenador del Sporting, su primera experiencia en los banquillos fuera del Espanyol, y en una entrevista concedida al canal de TV del club gijonés expone su lado más personal donde confiesa sus preferencias. "Disfruté mucho jugando al fútbol pero me apasiona entrenar", afirmó el técnico al que le gustan los paseos por el Muro de San Lorenzo, las visitas a Covadonga y la fabada. "Estoy enamorado de Gijón; es una ciudad que me llena muchísimo", asegura.

"Disfruté mucho jugando pero me gusta más entrenar. Sé que no tiene que ver una cosa con la otra; siendo jugador te preocupas de venir a entrenar, entrenas, vuelves a tu casa y la preparación es exclusivamente para ti. Como entrenador hay que gestionar muchísimas cosas. Me apasiona el deporte colectivo, estar con gente, no me gusta estar solo aunque tenga mis momentos. Mi trabajo me llena muchísimo. He disfrutado muchísimo jugando pero después de las dos experiencias que he tenido me quedo con entrenar". Así respondió Gallego a la pregunta sobre su preferencia dentro del fútbol.

Este año dice haber pasado "rapidísimo" en lo deportivo porque "cuando uno hace lo que le gusta, el tiempo pasa volando". Sin embargo, en lo personal ha sido "un año complicado, difícil; por el tema pandemia ha sido difícil, ha sido mi primer año fuera de casa solo, sin mis hijos, y por eso ha pasado muy, muy lento".

David Gallego recuerda el primer día que visitó Mareo, "con una ilusión tremenda" para hacerse cargo de "un proyecto que, con la base de los guajes, nos llenaba muchísimo". Precisamente guaje es la palabra que más le gusta del asturiano, como confiesa su preferencia por la fabada ante la sidra --"porque no me gusta el alcohol", matizaba-- y se queda de sus días al margen del fútbol con los "paseos por el muro de la playa de San Lorenzo". Mientras que su lugar preferido en Asturias para visitar es Covadonga. "Me apasiona Covadonga", afirma.

Y del Sporting, recuerda con respeto el reproche de un aficionado que le apuntó por la calle "que habíamos apostado poco por los jóvenes y me hacía la reflexión de la media de edad". David Gallego recordaba que "una cosa es el número de jugadores por los que apuestas y otra cosa es tener jugadores de edad que te hacen subir la media".

Para el futuro inmediato espera con ansia ver El Molinón lleno. "Se me ponen los pelos de punta, tengo ganas de ver esa olla a presión, con nuestra gente". E insiste en pedirle a la nueva temporada que "seamos un equipo reconocible, competitivo" y que mantenga "los valores de esta ciudad que hemos intentado inculcar siempre: humildad, trabajo, solidaridad y compromiso".