ATLÉTICO DE MADRID

Los motivos de Simeone para querer el regreso de Griezmann

El francés se marchó con malas formas, pero guarda una fantástica relación con el técnico. Máximo goleador en sus cinco cursos, potenciaría aún más el nuevo estilo.

0

El camino de Antoine Griezmann para volver al Atlético parece que se va aclarando. El club rojiblanco y el Barcelona continúan trabajando en el trueque que conllevaría el regreso del francés y la marcha de Saúl al conjunto blaugrana con la aprobación principal de los dos técnicos implicados. Simeone no pondría ninguna pega a la incorporación del francés, es más, le recibiría con los brazos abiertos. El Cholo sacó la mejor versión de Griezmann, le llevó dos veces a acabar como Balón de Bronce (tercer mejor jugador del mundo en ese año) y reforzaría a una plantilla campeona de Liga con un delantero de renombre. Esos son los principales motivos del técnico para desear su vuelta:

Conoce el método

Griezmann no tardaría ni un día en entrar en los planes del Cholo. Si habitualmente los fichajes necesitan un tiempo de adaptación, el francés conoce al dedillo la forma de trabajar del técnico y ha sido probablemente la estrella que mejor se ha adaptado a todas las necesidades de Simeone, encontrando su ubicación ideal sobre el campo, algo que no ha tenido en el Barcelona, y poniéndose el mono de trabajo siempre que ha hecho falta. Griezmann es, más allá de uno de los cracks de la Liga por estatus y salario, un obrero sobre el campo cuando hay que aplicarse en defensa, algo que le inculcó Simeone y que ha seguido haciendo de blaugrana y con la selección francesa. Su evolución futbolística no implicó un descuido de sus obligaciones y el Cholo es el técnico que más jugo le ha sacado.

El gol, lo más valioso

Si en el fútbol lo más caro es el gol, Simeone podría recibir en dos veranos consecutivos a Luis Suárez y Griezmann. El francés ha alcanzado los 20 goles en siete de sus últimas ocho temporadas, quedándose en 15 su curso de debut en el Barcelona. Como rojiblanco fue el máximo goleador de la plantilla en sus cinco campañas en el club, alcanzando los 32 tantos en la temporada 2015-16, donde el Atlético llegó hasta la final de Champions. En su primer curso había hecho 25 goles, 26 en el tercero, 29 en el cuarto y 21 en el quinto. Su cifra más baja, que se produjo justo antes de irse y que es el mismo número de goles que ha conseguido Suárez esta temporada como máximo anotador de la plantilla. Además, Griezmann aporta en muchas otras facetas del juego con su visión para asistir y para generar fútbol bajando a recibir.

Salida turbia con la afición, pero no con el técnico

Griezmann se marchó dejando una polvareda en su adiós. Un verano antes había utilizado un documental para anunciar que se quedaba, algo que enfadó muchísimo a la afición y en 2019 dijo se despidió a través de un vídeo afirmando que aceptaba la oferta del Barcelona, que pagaba su cláusula. Antes había dejado declaraciones polémicas, llegando a indicar en una entrevista que sus opciones de ir al Manchester United eran "seis sobre diez" y de seguir en el Atlético "siete sobre diez". Actitudes muy reprochables fuera del campo que han conllevado que parte de la afición no quiera su vuelta. Sin embargo, con Simeone su relación personal siempre ha sido fantástica. Sus familias guardan una gran amistad y el futbolista siempre ha cumplido sobre el campo. Si fuera de él sus palabras le mataban, su esfuerzo sobre el terreno de juego fue intachable.

Volver a sentirse importante

Algo con lo que cuenta Simeone sería una motivación máxima de Griezmann en su regreso. El francés estaría dispuesto a rebajar su sueldo notablemente y a intentar ganarse a su afición a base de goles. El francés se fue como un referente del Atlético, uno de los grandes jugadores a nivel mundial, pero su estancia a la sombra de Messi no ha funcionado como esperaba. Su valor ha caído, su posicionamiento también y ha pasado de ser cabeza de cartel a un futbolista secundario entre el abanico de estrellas blaugranas. En el Atlético volvería a ser una referencia dentro del campo y competiría por cotas altas. En 2016 y 2018 fue Balón de Bronce y su gran objetivo pasaría por volver a estar entre los más grandes.

Encaje en el nuevo sistema

El Atlético ha ganado la Liga con un fútbol más vistoso, con posesión, juego de ataque, dominio y llegadas constantes al área rival. Es una plantilla asentada, donde se mantendrá la columna vertebral a diferencia de lo que sucedió en el anterior título de Liga, Griezmann tiene encaje en el ataque por detrás de Luis Suárez, tirado a banda o incluso ejerciendo como punta de lanza en ausencia del uruguayo. La idea del club pasaba por buscar un nueve suplente para su goleador, pero la oportunidad de incorporar a Griezmann ha caído del cielo y reforzaría la delantera con otro estilo de futbolista, pero con gol y capacidad para marcar las diferencias.

Competencia interna máxima

Simeone siempre ha abogado por tener la mayor competencia interna posible y que sea el césped el que decida. Si llega Griezmann, el Atlético contará con un ataque de auténtico lujo. Ha incorporado a De Paul en el centro del campo, que sería el relevo a la marcha de Saúl, y el argentino llega como una gran figura tras la Copa América. Marcos Paulo se suma en banda con el adiós de Vitolo, y la pelea por minutos arriba se antojaría enorme. Koke es un fijo en el medio, Marcos Llorente llevó a cabo un curso impresionante, Lemar ha despegado, João Félix tiene un futuro enorme, Correa acabó como uno de los mejores jugadores del equipo, Suárez pone el gol… y quedarían Kondogbia y Herrera como alternativas en el medio. Una plantilla para competir por todo e intentar repetir el éxito liguero y soñar por todo en el resto de competiciones.