GIRONA

Juanpe, el último superviviente

Las salidas de Ramalho y Aday, y la más que probable marcha de Mojica, dejarán al central como el único integrante de la plantilla que logró el ascenso

0
Juanpe, el último superviviente
Girona FC

Cuatro temporadas han pasado desde que el Girona, en la 2016-207, logró el ascenso a Primera División. Una gesta única en la historia del club catalán, que dirigido por Pablo Machín, acabó segundo la temporada y selló el ascenso a la máxima categoría por primera y última vez. Aquella plantilla sufrió ya una remodelación importante en el primer año en Primera, pero en los siguientes años ha ido mutando hasta convertirse en un equipo prácticamente nuevo. Si nada cambia, este próximo curso solo seguirá Juanpe en la plantilla.

Hasta esta temporada quedaban varios futbolistas todavía en el equipo, como Ramalho (que salió en diciembre pero que ha acabado firmando por Osasuna este verano) o Aday (que ha terminado contrato con el club y que tiene complicado, no imposible, continuar). También Mojica, que este curso ha jugado lejos de Girona (primero en el Atalanta y después en el Elche) y que prácticamente con total seguridad no continuará en el equipo: tiene buen cartel, un salario elevado y difícilmente jugará en Segunda. Si Mojica sale y Aday no continúa (hoy por hoy el escenario más probable) Juanpe será el único integrante de la plantilla del ascenso que arranque el curso a las órdenes de Míchel.

El papel de Juanpe desde que llegó a Girona ha sido relevante. Firmó en la temporada que se logró el ascenso y ha jugado 161 partidos de rojiblanco. Más que con cualquier otro equipo, pues el central canario ha sido fundamental en los años que ha estado en Girona. En todos hasta esta última temporada, donde entre Santi Bueno y Arnau le han cerrado las puertas de la titularidad que ostentó durante sus temporadas anteriores. Con la llegada de Míchel el escenario cambia pero la competitividad aumenta: a priori jugarán solo dos centrales (estas temporadas pasadas han sido tres) por lo que las opciones de jugar se reducen. Competirá con Arnau y Bueno, pero también con Bernardo, que sigue en el equipo.