Eurocopa

Los 15 héroes inesperados de la historia de las Eurocopas

Unos pocos elegidos conquistan el trofeo continental cada cuatro años. Esos héroes, que anotan o salvan goles en finales o eliminatorias, han sido jugadores poco conocidos, estrellas, suplentes o incluso monedas.

0
  • Eurocopa 1960: Víktor Ponedélnik (Unión Soviética)

    Eurocopa 1960: Víktor Ponedélnik (Unión Soviética)

    El delantero ruso tiene el privilegio de ser el futbolista más importante de la Unión Soviética. Su gol de cabeza en el minuto 113 en la prórroga en la final ante Yugoslavia servía para conquistar la primera Eurocopa de la historia. Disputaría dos finales consecutivas, ganando en 1960 y cediendo la corona ante España cuatro años después. Destacaba por su contundencia goleadora, pese a militar en un club como el SKA de Rostov se ganó la titularidad en un equipo mecanizado y sin escasa genialidad.

    FOTO: TASS (TASS via Getty Images)

    1 / 15

  • Eurocopa 1964: Chus Pereda (España)

    Eurocopa 1964: Chus Pereda (España)

    Marcelino Martínez anotó uno de los goles más importantes del fútbol español. Significaba la primera Eurocopa para España. Nada menos que frente a la Unión Soviética, la vigente campeona europea. El centro a media altura que sirvió para materializar ese tanto fue obra de Chus Pereda. Jugador decisivo en la final, también había marcado a los seis minutos de encuentro. El atacante burgalés hizo historia con dos goles y una asistencia en la fase final del campeonato.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    2 / 15

  • Eurocopa 1968: La moneda

    Eurocopa 1968: Una moneda

    Italia se alzaba con fortuna la Eurocopa que organizaba. El hecho histórico se produjo en semifinales. Pasarían de ronda contra la URSS gracias al lanzamiento de una moneda. Cara o cruz. El azar estaría de su parte, ya que no existían las tandas de penaltis para desempatar las prórrogas. Una medida rudimentaria y alejada del deporte que otorgaba a la 'Azzurra' una plaza en la final. La cara de Giacinto Fachetti, capitán italiano, reflejaba la alegría del sorteo.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    3 / 15

  • Eurocopa 1976: Antonin Panenka (Checoslovaquía)

    Eurocopa 1976: Antonin Panenka (Checoslovaquía)

    Admirado por muchos y copiado por todos, el penalti transformado por este delantero checoslovaco marcaría un antes y un después en la forma de efectuar lanzamientos desde los once metros. Un tiro suave, centrado y picado que dibujaba una parábola y descolocaba al portero. El chut original fue realizado en la tanda decisiva de la final ante Alemania Federal. “Lo lanzaré a mi estilo”, confesó a su compañero Ivo Viktor la noche antes del partido. Ese gol le daría a Checoslovaquía la primera Eurocopa de su historia. Y a Panenka una gloria que aún perdura casi medio siglo después.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    4 / 15

  • Eurocopa 1980: Horst Hrubesch (Alemania Federal)

    Eurocopa 1980: Horst Hrubesch (Alemania Federal)

    Los aficionados alemanes no confiaban en “La jirafa” Hrubesch para la Eurocopa 1980. El delantero silenciaba esas críticas con dos goles en la gran final ante una combativa Bélgica. El primero, un golpeo con la derecha tras una jugada de Schuster. En el último minuto anotó el segundo y definitivo tanto para los germanos tras un córner ejecutado por Rummenigge. Era el segundo trofeo para Alemania Federal, con un protagonista que se convirtió en revelación del torneo: Bernd Schuster.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    5 / 15

  • Eurocopa 1988: Marco Van Basten (Holanda)

    Eurocopa 1988: Marco van Basten (Holanda)

    'La Naranja Mecánica' conquistaba en 1988 su primer gran trofeo de selecciones. Van Basten se había pasado gran parte de la temporada lesionado, pero gozaba de la confianza de Rinus Michels, su otro gran valedor (el principal lo fue Johan Cruyff). Sería la gran estrella del torneo con un golazo en la final contra la URSS. Un remate de primeras, casi sin ángulo, a centro de Arnold Mühren, que ayudaba a ganar el partido a los holandeses. 'El cisne de Utrecht' logró cinco goles en la Eurocopa y ese mismo año ganaría el Balón de Oro por primera vez.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    6 / 15

  • Eurocopa 1992: Kim Vilfort (Dinamarca)

    Eurocopa 1992: Kim Vilfort (Dinamarca)

    El excentrocampista del Bröndby es uno de los protagonistas más singulares en la historia de la Eurocopa. En primer lugar, porque su selección no se había clasificado para la fase final en un primer momento: debido a la llamada Guerra de los Balcanes, Yugoslavia fue expulsada del torneo y esa plaza la ocuparía Dinamarca, que había acabado por detrás de los yugoslavos en la fase de clasificación para el torneo europeo. Vilfort anotaría en la final su único gol del torneo: estuvo viajando de Suecia a Dinamarca durante todo el torneo porque tenía a una hija ingresada en un hospital, tenía leucemia (poco después fallecería). Vilfort siempre creyó que Dinamarca ganaría el torneo. Y lo hicieron. Gracias en parte a ese gol de Vilfort.

    FOTO: DIARIO AS (DIARIO AS)

    7 / 15

  • Eurocopa 1996: Oliver Bierhoff (Alemania)

    Eurocopa 1996: Oliver Bierhoff (Alemania)

    Oliver Bierhoff fue un suplente clave para que Alemania conquistara por tercera vez el torneo continental. Pese a que muchos compañeros dudaban de él (consideraban que no se merecía estar en la lista de convocados por el entonces seleccionador Vogts y que estaba allí porque su padre, había sido guardameta, era un alto ejecutivo de una poderosa compañia de energía germana), anotó dos tantos que salvaban a su país y le daba la Eurocopa a la 'Mannschaft': Bierhoff saltó al campo en el minuto 68 por Mehmet Scholl. Empataría el partido con un poderoso remate de cabeza, su sello de la casa, para enviarlo a la prórroga. Y en el tiempo extra anotaría otro tanto, llamado 'Gol de oro', que ponía punto y final al partido. La República Checa se quedaba con la miel en los labios...

    FOTO: REINHARD KRAUSE (REUTERS)

    8 / 15

  • Eurocopa 2000: David Trezeguet (Francia)

    Eurocopa 2000: David Trezeguet (Francia)

    Como sucediese en 1996, la final de la Eurocopa del año 2000 (la primera vez que se celebraba en dos países, Bélgica y Holanda) se decidió por un 'Gol de Oro'. En esta ocasión, el héroe inesperado fue David Trezeguet, aunque gran parte del mérito se debe a su compañero Sylvain Wiltord. Éste empató la final el minuto 93, cuando Italia ya celebraba el título (ganaba con un tanto de Delvecchio logrado en el minuto 55). Pero esta vez, la suerte del campeón estaría a favor de Francia. Un joven Trezeguet (contaba con 22 años), que había reemplazado a Djorkaeff en los últimos compases, anotó para que Francia ganase por segunda vez la Eurocopa.

    FOTO: IAN HODGSON (REUTERS)

    9 / 15

  • Eurocopa 2004: Ricardo Pereira (Portugal)

    Eurocopa 2004: Ricardo Pereira (Portugal)

    En las tandas de penaltis, los porteros pueden ser decisivos bajo palos, pero lo que hizo Ricardo el 24 de junio de 2004 contra Inglaterra será siempre recordado por los portugueses. Primero deteniendo a Vassell el séptimo lanzamiento y acto seguido quitándose los guantes para batir a James. Portugal pasaba a semifinales y Ricardo, coronado y sacado a hombros del estadio.

    FOTO: Ben Radford (Getty Images)

    10 / 15

  • Eurocopa 2004: Angelos Charisteas (Grecia)

    Eurocopa 2004: Angelos Charisteas (Grecia)

    El delantero heleno, conocido como 'El Ángel griego', es uno de los héroes de la gesta que protagonizó Grecia en la Eurocopa de 2004. Emparejado en un grupo con Rusia, España y Portugal, con cuatro puntos selló su clasificación a cuartos. Su gol ante Francia sería un preludio de lo que nadie esperaba, que repitiese en la final contra los locales (Portugal) y alzase el único trofeo del fútbol griego.

    FOTO: VINCENZO PINTO (AFP)

    11 / 15

  • Eurocopa 2008: Fernando Torres (España)

    Eurocopa 2008: Fernando Torres (España)

    La lesión de David Villa dejaba a Fernando Torres como única referencia en el ataque español 44 años después en una final continental. En el minuto 33, Xavi filtró un pase, que aprovechó Fernando Torres para picar el balón ante la salida de Lehmann y anotar el que sería único gol del partido. Luis Aragonés había confiado en el delantero madrileño y su apuesta significaba la segunda Eurocopa para España. Alemania, la otra favorita al torneo, no pudo levantar su cuarto título.

    FOTO: KAI PFAFFENBACH (DIARIO AS)

    12 / 15

  • Eurocopa 2012: David Silva (España)

    Eurocopa 2012: David Silva (España)

    Cuatro años después, la historia se repetía. Comandados por Del Bosque, culminó seis años de dominio del fútbol mundial con una final irrepetible. Italia, equipo con el que habían empatado en fase de grupos, llegaba desinflada a la cita. El primero de esos goles era un poderoso testarazo de David Silva, que marcaba el camino a la segunda Eurocopa consecutiva, algo que nadie había logrado hasta entonces. Por su parte, el talentoso centrocampista canario se consagraba como un centrocampista de leyenda.

    FOTO: JESUS RUBIO (DIARIO AS)

    13 / 15

  • Eurocopa 2012: Jordi Alba (España)

    Eurocopa 2012: Jordi Alba (España)

    El lateral izquierdo debutaba en un torneo de selecciones como indiscutible y en un estado de forma envidiable. Marcaba un gol que podía sentenciar la final 2012 frente a Italia. Al filo del descanso marcaba ante Buffon dando el 2-0 para España. Velocidad, golazo y sangre fría. El Barcelona lo ficharía ese verano. Dominaría el fútbol mundial en esa posición.

    FOTO: Alex Livesey (Getty Images)

    14 / 15

  • Eurocopa 2016: Éder (Portugal)

    Eurocopa 2016: Éder (Portugal)

    Ni Cristiano Ronaldo, ni Pauleta, ni Eusebio o Figo. El gol más importante de la historia de la selección lusa lleva la firma del bisauguineano Ederzito, Éder conocido futbolísticamente. Su participación en la Eurcopa 2016 fue escasa. Pero le bastó para alcanzar la gloria en la final. Anotó en la prórroga el único gol de la final, dando la sorpresa ante la anfitriona Francia y conquistando el primer título europeo de Portugal.

    FOTO: Kai Pfaffenbach (REUTERS)

    15 / 15

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.