REAL MADRID

El Madrid aún busca heredero

Tras tres años de la marcha de Cristiano Ronaldo, el equipo blanco sigue sin encontrar un jugador que coja el testigo del futbolista portugués.

0
El Madrid aún busca heredero
JUAN MEDINA REUTERS

Un día como este 10 de julio, en 2018, Cristiano Ronaldo fichaba por la Juventus. El luso fue traspasado a cambio de 117 millones de euros (100 de traspaso y 17 de comisiones). Y ponía punto final a su aventura de nueve años con el Real Madrid, donde disputó 438 partidos y anotó 450 goles, convirtiéndose en el máximo goleador de la historia del club.

Durante su estancia en el equipo madridista, el futbolista portugués ganó cuatro Champions League, dos Ligas, dos Copas del Rey, dos Supercopas de España, tres Supercopas de Europa y tres Mundiales de clubes. Además, obtuvo en cuatro ocasiones el Balón de oro (2013, 2014, 2016 y 2017), tres veces la Bota de Oro (2011, 2014 y 2015) y dos premios The Best de la FIFA (2016 y 2017).

Su marcha del Real Madrid fue cuestionada. Tras la conquista de la Copa de Europa de la temporada 2017-2018, en la que el Real Madrid venció al Liverpool de Jürgen Klopp en Kiev por 3-1, el delantero luso realizó unas declaraciones durante la celebración en el césped, en las que dejó entrever que su etapa como jugador blanco había terminado: "Fue muy bonito estar en el Real Madrid". Finalmente, fue la Juventus el club que eligió Cristiano y Florentino Pérez aceptó venderlo por 100 millones, siempre y cuando se dejase claro que la decisión de abandonar la entidad madridista fue del portugués.

Los datos de Cristiano Ronaldo durante las últimas cuatro temporadas.

En busca del heredero

Desde la marcha de Cristiano, la falta de gol es un tema que el Real Madrid no consigue solucionar. El único futbolista que ha dado un paso adelante en el equipo es Karim Benzema, que ha anotado 87 goles desde la temporada 2018-2019. Aunque es una cifra más que considerable, aún sigue estando muy lejos de los 50 goles por temporada que promedió el portugués con la camiseta blanca.

Durante la campaña 2018-2019, el Real Madrid se agarró al tridente formado por Bale, Benzema y Asensio, dado que en la zona noble del Santiago Bernabéu pensaron que la solución a la salida de Cristiano Ronaldo estaba en casa y el mercado ofrecía muchas dificultades para fichar a un galáctico. Además, trajeron a varios jugadores jóvenes como fueron Vinicius Jr (a cambio de 45 millones de euros) procedente del Flamengo y el canterano Mariano, que lo hacía del Olympique de Lyon. La idea no salió como la entidad madridista planeó y la temporada acabó convirtiéndose en una pesadilla. Primero porque la salida del portugués coincidió con la marcha de Zidane y su sustituto, Julen Lopetegui nunca acabó de encontrar ni la regularidad del tridente ni de los resultados.

Entonces el club madridista decidió apostar por el entrenador del Castilla, Santiago Solari, quien intentó recuperar a la BBA (Bale, Benzema y Asensio), pero quedó en un intento. Tras una dolorosa derrota en Eibar, el técnico argentino no volvió a alinear a los tres jugadores a la vez en el ataque blanco y dio la oportunidad de entrar en el once a Vinicius Jr. El joven brasileño tuvo un importante impacto en el equipo, pero no pudo evitar que a mitad de marzo el equipo no tuviera opción alguna de hacerse con un título esa temporada. Esto provocó que Solari fuera destituido y Florentino Pérez contratara de nuevo a Zidane para el banquillo madridista. Pero al igual que sus predecesores en el cargo, el francés intentó dar vuelo a la BBA, pero sin ningún éxito.

A la temporada siguiente, el Real Madrid decidió reforzar la delantera blanca con las incorporaciones de Luka Jovic, Eden Hazard y Rodrygo. Sin embargo, ninguno de los tres futbolistas consiguió hacerse un hueco fijo en el ataque madridista. El futbolista serbio no encontró la regularidad en su juego y en los 27 partidos que disputó durante la campaña 2019-2020 solo anotó 2 goles. En el caso de Hazard, que fichó por el Real Madrid a cambio de 100 millones de euros procedente del Chelsea y con el cartel de estrella, una lesión en su tobillo durante un partido de Champions de fase de grupos contra el PSG truncó su progresión y le mantuvo fuera de los terrenos de juego durante varios meses. Disputó 22 partidos y anotó un gol. El caso de Rodrygo fue diferente, en su debut en el Santiago Bernabéu impresionó a los aficionados al estrenarse como goleador blanco a los 95 segundos de salir al campo. Sin embargo, a pesar de que el atacante brasileño supuso un viento de aire fresco al equipo, nunca llegó a hacerse con un puesto fijo en el once. Tras el confinamiento por la pandemia del Coronavirus, el equipo merengue se hizo fuerte en su estadio (disputaron la recta final del campeonato liguero en el Alfredo Di Stefano) y acabó conquistando su 32º Liga, a la que sumaron la Supercopa de España conseguida en enero tras vencer al Atlético de Madrid en los penaltis.

Durante la pasada temporada, el Real Madrid decidió no realizar ningún fichaje para reforzar una plantilla que mostraba síntomas de agotamiento. Se decidió ceder a Bale al Tottenham durante ese curso y confiar en Asensio, Jovic, Hazard, Vinicius, Benzema, Lucas Vázquez, Mariano y Rodrygo en la delantera. Sin embargo, Zidane no contó ni con Mariano ni con Jovic (este último acabó saliendo cedido durante el mercado invernal rumbo al Eintracht Frankfurt). Hazard (quien debía recoger el testigo del portugués) volvió a lesionarse y se perdió practicamente toda la temporada. Y Asensio y Vinicius a pesar de rendir a buen nivel en algunos tramos de la temporada (como en la ida de cuartos de final de la Champions contra el Liverpool), la irregularidad del mallorquín y la falta de puntería del brasileño les impidió hacerse fijos en el once. El conjunto madridista peleó por la Liga y la Champions hasta el final, pero la escasez de gol y la falta de un jugador determinante les impidió hacerse con algún título.

Objetivo ‘Galáctico’

En el club blanco no pierden la esperanza de poder fichar este verano o el próximo, si la crisis económica no lo permite, a alguna estrella mundial con el objetivo de volver a ser el mejor equipo del mundo. Florentino Pérez no se rinde e intentará conseguir a algún ‘galáctico’. Por ahora, los dos nombre que más suenan son los de Kylian Mbappé y Erling Haaland.

El Real Madrid no irá a la guerra con el PSG por Mbappé este verano. En las últimas reuniones en la entidad blanca se ha decidido que es mejor no forzar la situación con el equipo francés. Las informaciones que le llegan a la entidad madridista son que el PSG va a tener que vender jugadores por valor de 150 millones de euros para cumplir con el Fair Play Financiero. Y el Madrid espera que entre dejar ir libre a Mbappé en junio de 2022 o venderle y cumplir con la norma financiera, el equipo parisino se decida a negociar.

En el caso del futbolista noruego, la situación es todavía más complicada. El Borussia Dortmund no tiene intención de vender a Haaland. Y confían en poder retenerle al menos una temporada más. De hecho, Michael Zorc, el director deportivo, ha afirmado en Bild que sus intenciones con el jugador nórdico no han cambiado: "Seguimos planeando la próxima campaña con Haaland".