CELTA

Rubén Blanco pone fin a un calvario particular de 124 días

El portero de Mos recibió el alta médica después de cuatro meses en el dique seco y con la amenaza de una nueva operación sobre la mesa.

0
Rubén Blanco durante un entrenamiento con el Celta
RC CELTA DIARIO AS

Rubén Blanco ya puede respirar tranquilo. La amenaza de una nueva operación al fin se ha disipado y este viernes ha recibido el alta médica después de cuatro meses lesionado. El portero de Mos sufrió una rotura de algo grado en el ligamento lateral interno de su rodilla izquierda durante el partido disputado contra el Huesca el pasado 7 de marzo, lo que le hizo perderse la fase final de LaLiga.

Después de cuatro meses de recuperación, en concreto 124 días de baja, Rubén Blanco ya está a las órdenes de Coudet, completamente disponible. La evolución llegó a preocupar en las últimas semanas e incluso se planteó que el portero pudiera pasar por el quirófano, lo que supondría un nuevo período de baja de otros cuatro meses. Finalmente, esa opción ha sido descartada y el canterano del Celta estará "al cien por cien en este arranque de pretemporada", según indican desde el club.

No obstante, la interminable lista de lesiones que tiene Rubén Blanco en su historial ha llevado al Celta a cubrirse las espaldas con el fichaje de Matías Dituro. Así, Coudet tendrá el próximo 15 de agosto, en el primer partido de LaLiga contra el Atlético a tres porteros a su disposición. Iván Villar no estará durante la pretemporada, ya que ha sido convocado por la selección española para la disputa de los Juegos Olímpicos, pero llegará a tiempo para el estreno liguero.