EUROCOPA | CUARTOS | ESPAÑA-SUIZA

"España es una maravilla, el balón siempre es suyo"

Stéphane Chapuisat (28 de junio de 1969, Lausana) es una leyenda viva del fútbol suizo. Jugó 103 partido y ganó la Champions con el Dortmund. Atiende a As.

0
"España es una maravilla, el balón siempre es suyo"

Stéphane Chapuisat (nacido el 28 de junio de 1969 en Lausana) es una leyenda viva del fútbol suizo. Además de capitanear a la Nati, para la que disputó un total de 103 partidos, el ex delantero se proclamó campeón de la Champions con el Borussia Dortmund en 1997. En la Bundesliga, la cual ganó en dos ocasiones, se convirtió en el primer futbolista extranjero en anotar más de 100 goles. Antes de volver a vibrar con su combinado suizo en los cuartos frente a España, Chapuisat atiende a AS y explica por qué la campanada helvética ante Francia no fue casualidad.

¿Suiza sigue patas arriba tras eliminar a Francia?
La gente es muy feliz, sí. Fue un año y medio bastante difícil para todos y, ahora, estar en cuartos supone una ilusión tremenda para nuestra gente. Con muchas ganas de que sean las seis de la tarde para medirnos a España.

¿Cómo ve el partido?
Pienso que será parecido al de Francia. A priori, nuestro oponente volverá a ser favorito sobre el papel y nosotros intentaremos centrarnos en nuestras virtudes: mantener la solidez y el orden atrás para tratar de sorprender a España por medio de los cambios de ritmo. A pesar de la calidad de España con el balón en los pies, será vital que Suiza logre posesiones largas de vez en cuando. Lo logró ante Francia y también será clave ante España.

En España esperamos una Suiza replegada que intente hacer daño a la contra.
Puede ser un método, pero creo que nosotros también debemos querer el cuero. Está claro que no podremos adelantar demasiado nuestras líneas porque los españoles, igual que Francia, son letales en los últimos metros. Sin embargo, España es una selección a la que le gusta circular más el balón que a Francia. Es un matiz que puede provocar un cambio en nuestro planteamiento.

¿Ayuda que España sea la gran favorita y Suiza no tenga nada que perder?
No somos una de las grandes selecciones del fútbol. Más bien un combinado modesto. Pero todos sabemos lo difícil que puede resultar enfrentarse a un equipo compacto y bien ordenado que no sienta el peso de todo un país por ganar. Sobre todo cuando logremos plantarnos cerca del marco español y nuestros delanteros anden inspirados como ante Francia. Verticalidad, determinación y eficacia. Todo dependerá de eso.

Xhaka no estará por acumulación de amarillas. ¿Baja sensible?
Es una pena que no pueda estar en un partido de esta envergadura, pero contamos con Djibril Sow y Denis Zakaria en esa posición. Ambos con capaces de suplirle, aunque sea difícil ejercer el mismo liderazgo que él. Es capitán, juega en la Premier, transmite mucha seguridad con el balón en los pies y siempre está bien situado para recibir. Le echaremos mucho de menos, pero confío en que los demás serán capaces de tapar el vacío.

Suiza ha encajado en los cuatro partidos de la EURO, pero también ha marcado en tres de ellos. ¿Su ataque compensa la debilidad defensiva?
El de Italia (3-0) fue el único choque en el que no fuimos capaces de meternos en el partido. En los demás, siempre pudimos plantar cara al rival y ser un equipo incómodo, incluso con el resultado en contra. Con el 1-3 ante Francia, Petković hizo cambios fundamentales. Es clave saber que todo el que salta al terreno de juego, lo hace enchufado. De no ser así, no creo que el empate en el último minuto hubiera sido posible.

¿Le suena Durban?
Cómo no. Pero será un partido muy diferente a aquella victoria ante España en el primero del Mundial. En aquel entonces, el resultado no era tan determinante como lo es ahora. Si pierdes en San Petersburgo, estás fuera. Recuerdo que España nos bailó ese día y terminamos ganando por mera suerte. Pero la Nati de hoy es otra. Es mejor. Aunque, para eliminar a España, quizá volvamos a necesitar la misma pizca de suerte de hace once años. Necesitamos que todo esté a nuestro favor. Y que España no tenga su mejor día.

¿Qué le parece el equipo de Luis Enrique?
Una maravilla. Todos los jugadores españoles son capaces de encontrar soluciones por medio del buen trato del balón. Es su esencia y lo sabemos. Contra nosotros no será diferente. El balón es de España y hay que aceptarlo.

Ambas selecciones fueron criticadas al inicio de la Eurocopa y se crecieron ante la adversidad. Lo que ocurrió al principio del campaonato parece quedar en anécdota en ambos países.
Siempre es lo mismo. Lo que importa es superar la fase de grupos, sobrevivir y aprovechar todos los duelos para crecer como equipo. España y Suiza son ejemplos de lo fundamental que es dar tiempo a los jugadores para que hagan sintonía tanto fuera como sobre el terreno de juego. Está claro que las críticas siempre van a estar ahí cuando los resultados no llegan, pero en la fase de grupos no son tan transcendentales como en unos cuartos u octavos. Nuestro punto de inflexión llegó tras la clasificación ante Turquía, el de España tras la goleada a Eslovaquia. Un campeoanto como éste es un proceso que siempre debe ser evaluado después del último partido. Nunca antes del primero.

Parece que una aerolínea suiza llevará gratis a San Petersburgo al hincha suizo que se hizo viral por el sufrimiento y la euforia con los que vivió el duelo ante Francia.
Me he enterado y me encanta. Fue el espejo de toda Suiza. Todos pasamos por el mismo bache sentimental para vernos en la cima instantes después. Es la vida plasmada en el fútbol.

¿Su pronóstico?
Difícil. Pero firmaría otra tanda de penaltis. (risas)