EUROCOPA (1/8) | CROACIA 3 - ESPAÑA 5 | ANÁLISIS TÁCTICO

Del 1-4-3-3 de Luis Enrique a la tortilla española y los pelotazos

Luis Enrique ha arriesgado a afrontar la Eurocopa con uno único sistema y ante Croacia le funcionó y le valió para tener una segunda oportunidad en la prórroga.

0
El seleccionador nacional de fútbol, Luis Enrique Martínez, alecciona a sus jugadores antes del inicio de la prórroga contra Croacia.
RFEF

Invariable. Luis Enrique pone todos los huevos a la misma cesta. Solo ha enseñado y ha practicado un sistema, repitiendo hasta en los calentamientos los movimientos de manera analítica y un punto obsesiva. El sistema 1-4-3-3 es el que tienen que desarrollar los jugadores y de la manera que indica el seleccionador. No va a cambiarlo ni a realizar modificaciones. Si se cae la cesta con los huevos, se rompen todos y no hay otra cesta con huevos para hacer otra tortilla. Pero ante Croacia ese sistema le valió para lograr una victoria épica y legendaria, los huevos del cesto del 1-4-3-3 le sirvieron para hacer la mejor tortilla española.

Rectificación. El seleccionador no varía nada su dibujo e insiste con su esquema vaya como vaya el resultado y sea el minuto que sea. Lo que si hace Luis Enrique es modificar sobre el sistema. Y ante Croacia se le vio desesperado porque a Ferran no le salía nada por la derecha y mandó que se intercambiara la banda con Sarabia. Una decisión acertada que provocó que el delantero del PSG hiciera estragos jugando a pierna cambiada y llegando a los espacios que tan bien explota en busca del gol.

Juego interior. Los croatas dieron las bandas a España y le cerraban los pasillos interiores. Así controlaron por fases a los españoles, hasta que Koke y Pedri se percataron que Kovacic y Modric no les seguían. A partir de ahí, empezaron a llegar las ocasiones y fue el camino para dar la vuelta al marcador tras el 0-1 tras el fallo de Unai Simón y llegar a ponerse 1-3.

Pelotazos. Croacia consiguió empatar cuando parecía que los goles de Azpilicueta y Ferran habían cerrado el marcador. Los croatas acumularon gente arriba y metieron balones al área. "El balón cuanto más lejos le pegas, más rápido vuelve", dijo el seleccionador tras el partido para reconocer los errores que tuvieron esos minutos, en los que sus jugadores achicaron agua despejando balones y no defendiendo con la pelota. Algo que se hicieron al final del partido y Croacia logró empatar. En la prórroga, tras el golazo de Morata, España defendió con el balón como exige Luis Enrique.